AnimexManga Foro Latino
<div align=center><FONT style="FONT-FAMILY: Franklin Gothic Medium"><IMG src="http://i18.servimg.com/u/f18/12/48/26/12/firstl10.png"></FONT></div>

¡Minna minna, Okaerinasai!
Ahora mismo estás ingresando en Animexmanga Foro Latino

Por favor, para comentar en nuestros posts o enviar un mensaje al Staff de Administración, sigue la secuencia de registro. Entra y disfruta nuestras secciones especialmente preparadas para ti.

- Animexmanga Team -


¿Te gustan los animes y los doramas? ... Aquí tendrás toda la info, imágenes, fanfics, fanarts, concursos, fandubs, roles, información, accesorios, etc. del mundo asiático
 
ÍndiceRegistrarseConectarseBuscarGaleríaFAQ

Comparte | 
 

 Inesperado para Mí

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
daracanela
En busca de una Pluma
En busca de una Pluma
avatar

Femenino

Cantidad de envíos : 16

Edad : 30

Localización : Bogota



Puntos31449


MensajeTema: Inesperado para Mí   10.01.10 13:57

Publico ésta historia por diversión, tomo los personajes del anime Sakura CardCaptors creado por el grupo CLAMP.


Inesperado para mí


Capítulo 1 El Viaje


Y bueno por fin estaban listos para salir de viaje. Por fin iba a volver a Japón, fue cuando niña y la verdad le encantó, la arquitectura, la organización, el orden, la tecnología, pero especialmente; las personas. Cuando niña conoció a unos chicos que se volvieron sus amigos rápidamente, aunque ella al principio desconfiaba profundamente de ellos, mantenía contacto con todos vía mail, pero desafortunadamente no habían podido regresar a Japón, a Tomoeda específicamente, porque siempre que comenzaban a alistar el viaje algo nuevo surgía en Hong Kong que los hacía posponer y posponer el viaje.

Ella y su primo fueron a Japón cuando tenían 10 años, por unas competencias deportivas, su familia al momento de saberlos finalistas, y siendo una familia muy competitiva, decidió enviarlos antes de las finales a Japón a “conocer” a sus rivales, de ésta forma podían saber los puntos débiles de los demás, así que habían pasado algunos meses en Japón por las competencias, pero luego de éstas tuvieron que regresar a su casa en China. Fueron al verano siguiente para una visita, pero eso fue todo, no regresaron más.

Pero ahora por fin luego de casi 9 años regresaban, la verdad es que ahora si se podían imponer un poco, es muy difícil decir me voy y punto cuando tienes 11 años, además que poco a poco surgían eventos de una u otra naturaleza que hacían que no pudieran viajar, pero ahora ambos eran adultos y podían tomar decisiones por su cuenta.

La verdad también quería liberarse un poco del estrés de China, con su mamá y su tía molestándola de que ya era hora que tuviera novio, que no podía quedarse sola pues se veía mal y blablabla… Su primo, Shaoran, la tenía un poco más fácil, ¿por qué?; pues 1) era hombre, y por lo mismo en su familia eso le brindaba ventajas y 2)él había presentado a algunas novias con el paso de los años, 3 para ser más preciso la primera a los 16 años; una chica del colegio que era más su mejor amiga que su novia y otra hace poco pero todos sabían que había sido más deslumbramiento que otra cosa, por lo que estuvieron juntos apenas unos meses y por último Eita, pues digamos que una chica normal por fuera pero una manipuladora y malcriada por dentro, lo peor era que Shaoran lo sabía pero se hacía el idiota, era como si estuviera enamorado pero ella sabía perfectamente que no era así, su primo sólo se había enamorado una vez en su vida y fue precisamente cuando fueron a Japón cuando tenían 10 años y conoció a Sakura Kinomoto.

Pero el problema era que ella nunca había tenido novio –formal, pues en realidad si había salido con chicos, pero nunca se los presentó a su familia-. Y ahora parecía que era ella, Meiling, la tímida y no Shaoran, no era justo, para que presentarles a chicos que ella misma sabía no iban a durar o simplemente eran chicos con los que te puedes divertir y pasar un rato agradable pero no prospecto para matrimonio, eso la enervaba, por eso prefería ir a Japón y pasar el tiempo con sus viejos amigos de la primaria; Sakura, Tomoyo, Rika, Naoko, Chiharu, y claro Yamasaki, el niño que siempre decía mentiras, aunque su primo iba a llevar a Eita… en realidad esperaba que la china no se aburriera y les arruinara el viaje, pues a veces hacía eso, era caprichosa… en realidad sí que le caía mal.

Bueno todo estaba listo ya mañana partirían a Japón, había mandado la noticia a sus amigos japoneses por mail y todos estaban más que felices, ya Tomoyo le había dicho que se quedaran en su casa, era una mansión enorme con espacio de sobra para que ella y su primo se quedaran allí, y lo de la universidad estaba arreglado, en realidad ella estudiaba derecho en una sede de la Universidad Jutendo, así que sólo tuvo que pedir una traslado interno (de China a Tokio) y listo, su primo si tuvo que hacer más papeleo pero logro también la transferencia. Sepensaban quedar un buen tiempo, indefinido, aunque a su familia le dijeron que poco más de un año y para aprender a ser independientes, de eso nada, la verdad era pura liberación pero bueno, tenían que dar una razón.

A Eita la veía como un parche o el chicle pegado a Shaoran, pues ella no conocía a nadie de Japón y no estudiaba, pidió viajar con ellos porque quería conocer Japón y a los amigos de la infancia de Shaoran, pero ella iba era a cerciorarse que nadie más pusiera los ojos en Shaoran, porque Meiling sabía que el plan de Eita era ser la Señora Li, lo bueno era que su primo no era tan tonto y no tenía pensado casarse pronto, ¡tenía 19 años por Dios!, pero Eita no perdía el tiempo y siempre le estaba diciendo indirectas sobre el tema.

-Shaoran por favor…

-No Eita, ya le dijimos a la señora Daidoji que nos quedaríamos en su casa.

-Pero allá no podemos ser traviesos.

Shaoran se sonrojo y miró a Meiling para saber si había escuchado –Eita por favor, Meiling te puede oír.

-Pues ni que tuviera 8 años para que no pueda o no sepa de las cosas que pasan en una relación… aunque no haya tenido una -respondió Eita un poco más duro, para que los demás escucharan y se burlaran de Meiling.

Ahora si Shaoran estaba sudando de vergüenza por la repentina atención recibida- ¡Eita no digas eso! –dijo enérgico pero susurrando para no llamar más la atención.

Meiling en realidad estaba dormida así que todo el veneno de Eita le paso desapercibido y fue desperdiciado.

-Pero por favor di que nos quedaremos en un hotel los dos solos… si… por favor… -continuo Eita besándole la oreja.

Shaoran estaba muy muy rojo pero pues sus hormonas contestaron- muy… muy bien Eita, cuando lleguemos a Japón le diré a Daidoji que nos hospedaremos en un hotel –dijo mientras poco a poco volteaba la cara y besaba a la chica. Shaoran no era del tipo de hombre que demuestra su afecto públicamente, pero la verdad es que su novia era un poco atrevida además de un tanto insaciable, y siempre estaba encima de él besándolo o acariciándolo.

Eita tenía 20 años había iniciado una carrera como modelo a los 15 y tenía mucho potencial y futuro pero luego no le volvieron a dar trabajo (era una indeseable, le faltaba al respeto a todos y como no era una top model, la gente podía fácilmente prescindir de ella), conoció a Shaoran hace 2 años en una fiesta y comenzaron a ser amigos, ella siempre buscaba algo más pero él estaba muy comprometido con su novia –con quien estaba desde los 16 años- y fue precisamente en son de amistad, que un día lo invitó a un paseo y ahí le presentó a Yuuna su prima, una chica que dejó deslumbrado a Shaoran desde que la conoció y por quien dejó a su novia Aoi. Pero Yuuna y Shaoran estaban más pasando el tiempo y cuando ella decidió viajar a Estados Unidos a estudiar la pareja se separo y fue ahí cuando Eita aprovecho y terminó siendo novia de Shaoran. Eita era un poco más baja que Shaoran, tal vez media 1.70 o 1.75cm, era rubia y llevaba el cabello corto, justo arriba de los hombros, piel clara, ojos color marrón muy parecidos a los de Meiling, para su pesar, y figura esbelta, en realidad una chica muy bella, algo que la enorgullecía y era por lo único que trabajaba y se sentía muy feliz de por fin haber conseguido que Shaoran fuera su novio. Shaoran de también 20 años era un chico alto tal vez de 1.85cm, cabello castaño, corto, tenía la piel blanca, ojos cafés, un cuerpo escultural –algo que le encantaba a Eita- y una fortuna que podría durar para tres o cuatro vidas sin preocupaciones y con todas las comodidades del mundo, pero él quería estudiar –eso Eita no lo entendía pues si ya tenía dinero para qué trabajar- pero él quería ayudar a los demás y conseguir algo por sí mismo, por lo que estaba estudiando para ser médico cirujano y especializarse en neurocirugía.

Por su parte Meiling Li no había cambiado mucho en 9 años, con 19 años, era una chica alegre y a la vez dulce, tenía una figura delgada y fina, cabello negro azabache largo y ojos rojizos, piel rosácea y era prácticamente igual de alta que Eita.

Cuando por fin llegaron a Japón Meiling salió del avión muy complacida por el viaje y feliz de estar de nuevo en ese país. Cuando Shaoran le dio alcance, le comento su decisión de hospedarse en un hotel.

-La verdad es que no quisiera incomodar a Daidoji, y creo que Eita se sentiría mejor en un hotel, ya ves que en realidad ella no conoce a Daidoji –comento Shaoran.

-¡Ah no! Lo siento si ella se siente mal con nuestros amigos, -paro para voltearse un poco y decir- ¡yo no le dije que viniera! –un poco más duro.

-Por favor Mei, no vemos a Daidoji en casi 9 años, la verdad yo no quiero importunar –insistió Shaoran.

-Shaoran yo sé que no vamos a importunar –contestó rápidamente y siguió- por favor tú conoces la casa de Daidoji allí hay espacio de sobra para los tres así tuviera otros 10 invitados.

-Pero Eita prefiere…

-Me importa muy poco lo que Eita prefiera –le cortó Meiling- mira ya me sacaste la rabia, si quieres quédate con ella en una hotel, yo ya le di mi palabra a Tomoyo y la voy a cumplir, me quedo en su casa… tu ¡haz lo que quieras! –y avanzó rápido sin esperar respuesta.

Shaoran vio como Meiling avanzaba y escuchó a Eita.

-¿Y a esa qué le pasa? –en tono de vanidad

-Nada… por tu culpa está enfadada conmigo –dijo Shaoran de mala gana- vamos de una vez.

En el aeropuerto ya estaba Tomoyo esperándolos, y apenas vio a Meiling, corrió a saludarla conun abrazo y un grito que hizo que varias personas a su alrededor voltearan sorprendidas.

-AAAAAHHHH ¡¡¡¡Amiga!!!!

-AAAAHHHHH ¡¡¡¡Tomoyo!!! ¿Cómo has estado?

-AAAAHHH!!! Meiling, todavía no me creo que estés aquí después de tantos años –decía Tomoyo todavía en un tono que hacía que la gente inevitablemente prestara atención- pensé que no te volvería a ver… como siempre cancelabas a último minuto –dijo ya soltando a la china.

-Lo sé, lo sé, pero esta vez si me prometí que nada impediría que viniera, dime ¿cómo has estado? Y ¿Sakura y los demás?

-Muy bien, muy bien, todos estamos muy bien, y muy emocionados de que vinieran… y ¿Li no viene contigo? –se extraño Tomoyo.

-Obvio que si, solo que viene con la pesada de su novia, que es en realidad un problema –contestó Meiling, hasta que por fin vio a su primo.

Tomoyo apena lo vio corrió a saludarlo, pero al contrario del saludo con Meiling, solo le dio un cordial abrazo y son una sonrisa le dijo- Hola Li ¿cómo has estado?

-Daidoji –dijo respondiendo el abrazo- pues yo muy bien, estudiando y cuidando a mi familia, ya sabes.

-Sí, si tu siempre taaan responsable, a ver cuando por fin te tomas un respiro.

-Ehh...ehh –murmuró Eita, lo que hizo que los otros dos se fijaran en ella.

-Oh lo siento. Daidoji ella es mi novia Eita Hiyori, Eita ella es una amiga de la infancia Tomoyo Daidoji –comento Shaoran haciendo las respectivas presentaciones.

-Mucho gusto, he oído mucho de todos ustedes últimamente –dijo Eita sonriendo.

-Mucho gusto, es un placer tenerte acá –respondió Tomoyo, pues lo único que había oído de ella eran comentarios desagradables de parte de Meiling –bueno vamos que el chofer está esperando-. Tomoyo Daidoji era la hija de Hantaro Daidoji dueño de una de las compañías de juguetes más importantes de Japón, por lo que Tomoyo siempre había estado rodeada de lujos y nunca le había faltado nada, pero no por eso era caprichosa o malcriada, la verdad ella era muy amable y gentil con todos, además de hermosa, tenía los ojos azules, el cabello largo y piel de color níveo que hacía que resaltaran sus ojos, era más o menos igual de alta que Meiling, y estaba estudiando para ser diseñadora de modas y le encantaba cantar, practicaba en varios grupos de la universidad.

-Daidoji la verdad nosotros preferimos quedarnos en un hotel y no incomodarte… -dijo Shaoran a una mirada de Eita, por el comentario de irse con el chofer.

-¿Cómo… pero si habíamos dicho…? –contesto Tomoyo perpleja.

-Un momento primito –dijo rápidamente Meiling – tú. Tú prefieres quedarte en un hotel, eres tú, no me metas en esa colada a mí.

Tomoyo disimulo una carcajada por la manera como Meiling le hablaba a su primo y éste se ponía a sudar nervioso, casi temiéndole.

-Bue… bueno, Eita y yo nos quedaremos en un hotel para no incomodarte –se corrigió Shaoran.

-De eso ni hablar –dijo Tomoyo cortante y sabiendo que Shaoran no era bueno discutiendo con mujeres agrego- ustedes dijeron que se quedarían en mi casa y ya todo está arreglado, no puedo creer que me vayas a hacer ese desplante Li y a mi madre que tiene tan buen concepto tuyo –ahí puso cara triste y se cubrió con una mano la cara- o es que acaso ¿no te quieres quedar en mi casa?

-No, no, no para nada Daidoji, claro que no quiero quedar mal con tu madre –dijo Shaoran rápido y un poco nervioso cuando vio a Tomoyo con una mano cubriéndole la cara…¿estaría llorando?, Dios como le molestaba ver a una mujer llorar- tienes razón, habíamos quedado que nos alojaríamos en tu casa y eso haremos.

-¡Perfecto! –contestó ahora una sonriente Tomoyo

-¿ah? –musito Eita ante el cambio de planes, pero cuando iba a decirle algo a Shaoran Meiling lo había empujado para que fueran a la limosina de Daidoji y ya por fin dejar el aeropuerto- estúpida Meiling, pero yo sé cómo hacer para que Shaoran haga lo que yo quiero, y es precisamente porque donde esa niñita no podemos hacer ciertas cosas que lo voy a convencer –murmuro y comenzó a correr cuando vio que se quedo muy atrás- amor espérame –grito e hizo que Shaoran se volteara; al parecer ya la había olvidado.

-Ah sí claro, lo siento –dijo Shaoran.

-Muy bien estaremos en mi casa en 20 minutos, y en tres horas llegan todos para poder reunirnos, como cuando éramos chicos –comentó muy animadamente Tomoyo.

-Súper –comentó alegremente Meiling.

-Que bien –dijo Shaoran.

-mmm –dijo Eita, quien no conocía a nadie del reencuentro, por lo que no le causaba ningún interés.

-Continuara-

Notas de la autora: Este es el primer fic que escribí y publique y espero que les guste. Como vieron es un fic de SCC y es de una pareja que siempre quise ver junta pero la verdad nadie escribía sobre ellos, así que decidí hacerlo yo. Espero dejen rr sobre lo bueno, lo malo y lo feo, jajaja, pues todo comentario ayuda a mejorar.


Última edición por daracanela el 21.01.10 17:56, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado
avatar


MensajeTema: Re: Inesperado para Mí   11.01.10 0:40

Hola Daracanela! me alegra ver fics nuevos ^^
pues, me gustó la idea del regreso como siempre *mi sueño fantasioso* pero aún no pude entender cuál era la pareja que jamás se muestra ...

Mei y Shao? TT ? Solo eso podría ser ja
bueno sigue escribiendo por fa!
me parece que la trama es linda aunque creo que le falta un poco de matiz en los guiones de conversación

espero no te incomode mi comment --- lo hice sin mala intención
solo para ayudar ^^
gracias x poner tu historia
Volver arriba Ir abajo
Galletita - 50n14
Poseedor de una Pluma
Poseedor de una Pluma
avatar

Femenino

Cantidad de envíos : 109

Edad : 25

Localización : Peru - san


Puntos37398


Character
Mi Club: Sakura&Shaoran
Rol: Sakura x Shaoran! .. GO GO LOVE!

MensajeTema: Re: Inesperado para Mí   11.01.10 15:52

Ha! me alegra que pongan nuevos fics, hace mucho que no teniamos nuevos ;P

Te quedo muy sweet hasta ahora aunq algo calenton ha
cha sigue publicando onegai ;I
me gusta tu fic :3
Volver arriba Ir abajo
daracanela
En busca de una Pluma
En busca de una Pluma
avatar

Femenino

Cantidad de envíos : 16

Edad : 30

Localización : Bogota



Puntos31449


MensajeTema: Inesperado para Mí, Cap2   11.01.10 19:22

Capítulo 2 El Reencuentro
-No entiendo que hace Shaoran con esa tipa, yo se que él no la ama y ella obvio tampoco. Es indiscutible que se está engañando para quererla y… ¡eso es! Se está engañando. Seguro es por la presión de la familia y él quiere ver en ella a la mujer de su vida… ¡ay Dios mío soy una genio!, pero ahora la cuestión es cómo abrirle los ojos, mmm…mmm no sería tan difícil convencerlo si existiera otra chica en el panorama… pero no hay ninguna chica que conozca de la que Shaoran esté mínimamente interesado… mmm qué hacer… qué hacer… ay ya se ¿por qué no lo pensé antes? Es tan obvio ¡le tengo que conseguir novia a Shaoran! Una que yo apruebe con eso mato dos pájaros de un solo tiro, consigo una chica que le convenga a él y que de verdad lo ame y que a la vez sea buena para la familia Li y me caiga bien ¡Sí! ¡Definitivamente si soy una genio! –ésta era la discusión que tenía Meiling en su habitación mientras se acomodaba en la casa Daidoji.

Mientras tanto Shaoran escuchaba a Eita discutir en su habitación.

-Por Dios puedes creerlo… darnos cuartos separados ¿en qué estaban pensando?

-Bueno Eita ellos no tenían que suponer que íbamos a dormir juntos.


-Tonterías Shaoran, yo soy tu novia y mi lugar es a tú lado, de día y de noche –dijo mientas se sentaba en sus piernas y le comenzaba a dar besos en el rostro- si así era en China no entiendo ¿por qué cambiaría aquí? –dijo mientras seguía besándole.

-Bueno pues ellos no saben cómo es que era en China… Eita –decía mientras recibía los besos de la mujer y poco a poco él comenzaba con sus caricias a ella- la verdad la que más se habla con Daidoji es Meiling yo le escribo mails de vez en cuando…

-¡Ya sabía! seguro fue idea de Meiling el chistecito de los cuartos –contestó furiosa con la prima de Shaoran al mismo tiempo que se paraba de las piernas del sujeto dejándolo un tanto insatisfecho- es que en serio que parece que me odiara –haciéndose la víctima.

-Hablare con ella más tarde –dijo el chino mientras hacía que la chica tomara su posición anterior y fue él ahora quien comenzó la ola de besos- no te preocupes.


-Gracias amor tu siempre cuidando de mi –contesto mientras recibía las atenciones de Shaoran.

---------

-¿Estás loco? Mi mamá puede entrar en cualquier momento.

-Ay por favor un minuto más –contestó el moreno mientras le daba besos en el cuello.


-Pero… -no pudo seguir, pues el hombre sabía cómo hacer que su voluntad decayera.


-Sí, si ya sé que tienes una visita de tus amigos chinos, mi hermana me lo dijo, ya viene con el tonto de Eriol y sé que quedamos de no vernos pero… -paró mientras la miraba fijamente y le acariciaba una mejilla- pero no me pude aguantar, un día sin ti es una eternidad.


-Ay Touya, tu siempre sabes que decir para que yo no te pueda negar nada ¿no? –Contestó mientras cerraba los ojos gracias a las caricias de su novio- o… o disgustarme contigo… -fue lo último que dijo pues se dedico a contestar los besos de Touya.


-¿Tomoyo? ¿Hija dónde estás?... ¿Tomoyo? –Decía Sonomi a lo largo del hall principal del primer piso- ¿estará en el despacho?


-¡Ay no!, es mi mamá, ves te dije que te fueras, estaba muy feliz porque no te vería hoy –decía separándose de Touya y yendo hacía un pequeño espejo que estaba detrás de un florero en una mesa.


-Pero… ¿No había terminado sabes? –refutó Touya.


-Sí, si habías terminado y mejor quédate aquí, voy a salir a encontrarme con mi mamá y cuando ya no nos veas sales ¿ok?


-Bueno–contestó derrotado- ¿y mi beso de despedida?


La chica se acerco rápido a él y lo beso, ella intentaba que fuera un beso rápido, pero esos no eran los planes de Touya y no fue sino hasta una nueva llamada de Sonomi que Tomoyo recordó que tenía que salir- ya… ya me voy, recuerda cuando ya no nos veas sales ¿sí?... te veo esta noche –dijo mientras salía al pasillo a ver a su madre.


-¿Esta noche? Pero no habíamos quedado de vernos esta noche… veo que mis besos hicieron algo más que sólo distraerla –murmuro Touya mientras sonreía. Luego arregló su camisa y abrió un poco la puerta para ver si Tomoyo y su madre ya se habían ido.


-Sí, si te escuché pero es que… estaba hablando con Sakura, sí estaba hablando con Sakura –mintió Tomoyo apenas vio a su madre y ésta le preguntó el porqué de su demora y repentina desaparición.


-Ah -contestaba Sonomi, sin sospechar de que la razón fuera el novio de su hija.


-Sí, está muy emocionada de ver a Meiling –siguió Tomoyo para darle soporte a su mentira- tendré que hablar con Sakura, que diga que llamó a casa por si a mamá se le ocurre preguntar algo –pensaba la chica mientas caminaba con su madre al jardín donde tomarían el té junto con sus amigos recién llegados.
------
Meiling fue la última en llegar al jardín

-Ah ¿entonces fuiste modelo? –preguntaba la señora Daidoji haciendo conversación.


-Si señora –contestaba Eita haciendo cara de mas que los demás y seguía- la verdad es un trabajo muy duro, por eso decidí dejarlo, además la gente es muy egoísta siempre intentan ver cuál es tu punto débil para atacarte.


-Señorita sus demás invitados están aquí.


-Hazlos pasar Kaho por favor –le dijo Tomoyo al ama de llaves.


-Deben ser los demás, aunque Rika sí me dijo que no vendría porque su hermanito estaba enfermo y ella lo está cuidando, Terada está con ella.


-¿Terada… Terada sensei? –preguntaron Meiling y Shaoran al tiempo


-Si –respondió Tomoyo con toda naturalidad, y al ver sus caras de asombro agrega-oh verdad que ustedes no sabían, Rika y Terada sensei llevan saliendo 2 años, pues ya saben que ella ha estado enamorada de él toda la vida y pues ahora él le corresponde.


-Si lo recuerdo –contestó Meiling ya más calmada.


-¿En serio? ¿Llevan 2 años saliendo como pareja? –Preguntaba aún asombrado Shaoran- ¿ella estaba enamorada de él cuando estábamos en primaria?


-Si –contestaron Tomoyo y Meiling al tiempo, ésta última siguió- ay Shaoran no me digas que no te diste cuenta, si era tan obvio; bueno supongo que era porque sólo tenías ojos para Kinomoto –dijo con intensión de bromear a su primo y de paso molestar a su novia.


-No me di cuenta porque no estaba pendiente de esas cosas y punto –contestó un rojo Shaoran, quien por un segundo recordó cómo es que con una sonrisa de Sakura él a cualquier cosa decía sí.

-¿Sakura?–pregunto Eita, a quien el tono dicho por Meiling no le paso desapercibido.


-Si la novia de Shaoran cuando íbamos a primaria, no era sino que ella le sonriera y él decía si a cualquier cosa ¿recuerdas primo? –dijo Meiling animadamente.


Shaoran se sonrojo aún más porque Mei dijera en voz alta lo que él había pensado hace un minuto- no es cierto –contestó rápido- era tan sólo un chico- comenzó a sudar- y pues estaba enamorado de ella –seguía dando una explicación que en realidad no fue pedida, pues Meiling creía que él negaría lo dicho por ella y ya- era una niña muy linda… y atenta conmigo, con todos –se corrigió, pero antes de que siguiera hablando, y quitando la atención de las chicas de él los invitados llegaron al jardín.


-Hola–dijo Yamasaki con su sonrisa acostumbrada.


-¡Meiling! Por Dios estás hermosa –dijo Chiharu mientras iba a abrazar a Meiling.


Los chicos también se dieron un abrazo y un apretón de manos, como habían crecido –pensaba cada uno de la persona de saludaban, luego Mei saludo a Yamasaki y Shaoran a Chiharu. Y el segundo par de invitados llegó.


-No importa la verdad no la necesito para hoy.


-Pero amor dijiste que ibas a hacer el ensayo a partir de esos cuentos –le contestaba el hombre de cabello azulado a su lado.


-No importa Eriol lo haré sobre algo más –contestaba una roja Sakura ante el adjetivo dicho por Eriao. Ya llevaban algún tiempo saliendo pero nunca se acostumbraba a esa palabra amor y siempre terminaba roja.


-¿Sakura? ¿Eres tú? –especulaba Meiling- pero si estás hermosa, mucho más que cuando nos vimos la última vez, me da un poco de rabia, no tenías porque ponerte tan linda –decía Meiling y le dio la espalda a Sakura para dejarla con la boca abierta por su actitud, pero Meiling estaba sonriendo- y Dios sí que sigues siendo una despistada estaba bromeando! Es tan sencillo hacerlo contigo o con Shaoran –dijo Meiling a lo que se volteaba e iba a abrazar a Sakura, pues eran muchos los años que no se habían visto.


Sakura aún más roja sonrió y dio dos pasos para poder responder el abrazo de Meiling- Tú no has cambiado nada Meiling.


-Eso es bueno –se defendió la china y luego ambas chicas comenzaron a reír.
Apenas Sakura pronunció la primera palabra cuando llegó al jardín llamó la atención de Shaoran y él apenas la vio no pudo despegar sus ojos más de ella, se veía… se veía hermosa. Sakura luego de 9 años tenía una figura más estilizada, su cabello había crecido, ahora lo llevaba un poco más abajo de los hombros, del mismo color café claro, sus ojos verdes, tan llamativos, expresivos y profundos, su piel blanca, de un tono más oscuro que el de Tomoyo pero no moreno (como recordaba él era la piel de su hermano), sus manos delicadas, con un tono rosa en las uñas (las vio cuando abrazó a Meiling), su sonrisa hermosa, como siempre, como la recordaba, tan sincera, honesta, tierna y por último sus labios, delgados, en perfecto juego con su rostro, rosáceos, con un brillo en ellos, se veían tan… deliciosos, el joven olvido completamente donde estaba, le dio la espalda a la que era su novia para quedar mirando de frente a Sakura y detallarla (aún más). Estaba vestida con una blusa verde, que hacía juego con sus ojos, ajustada en el busto pero suelta en la cintura, larga, le llegaba un poco más abajo del trasero, los pantalones eran unos jeans entubados negros y tenía un saquillo blanco encima de los hombros. Shaoran no podía dejar de mirarla, Dios era hermosa, no creyó que se fuera a poner aún más hermosa, cuando niña ya era linda, no creyó que crecer le hiciera tanto bien, Meiling tenía razón, ella de niña era perfecta, no necesitaba mejorar, pero aparentemente la vida no lo creía así pues ahora entre ellos estaba una chica despampánate, sonriente y hermosa.

-Hola Li –saludo Sakura a Shaoran.


-... –


-Mmm parece que está estupefacto, pensé que esto pasaría, pero no creí que lo dejarías sin habla –comentó Meiling.


Sakura ante el comentario se sonrojó otra vez (cosa que hizo que Shaoran sonriera, pues le sentaba de maravilla ese color) y quedo un tanto desconcertada ante el hombre que tenía enfrente, en realidad los años le habían sentado muy bien a Shaoran, y no es que de niño necesitara un cambio o algo sólo que ahora se veía mucho, mucho mejor.


-Ehh Ehh –tosió Eita al ver la actitud de Shaoran, ¡¡¡ ¿qué le pasaba si era una chica cualquiera?!!! No como el hombre que la acompañaba, eso sí que era un hombre.


La única que prestó atención al sonido hecho por Eita fue Sakura, pues Shaoran no miraba a nadie más que a la ojiverde.


-Hola soy Kinomoto Sakura mucho gusto.


-Hola Eita Kuroshi, NOVIA DE SHAORAN –dijo esto último vocalizando y gesticulando cada letra- aunque parece que él está atontado con tu presencia –agregó con rabia.


Shaoran volvió en sí, cuando se dio cuenta que era notorio que se estaba fijando en Sakura- No es eso –dijo rápido- es que has cambiado mucho y poco a la vez –sonrió sonrojando a Sakura se veía tan apuesto- quiero decir; te vez hermosa, hermosísima en verdad, pero veo que sigues teniendo el mismo carácter que cuando niña, lo que me alegra mucho.


Mientras todo esto ocurría Eriol se había quedado callado y prácticamente apartado de los demás (el conoció a los Li por tan sólo una semana, ya que ellos al cabo de ese tiempo tuvieron que regresar a China), y se quedo sólo mirando (disimuladamente no como Shaoran) a la chica que acompañaba a Li, la escuchó decir que era su novia, pues que novia se había traído el hombre, aunque si fuera él no hubiera llevado a mi novia a un viaje donde posiblemente encontraría muchas opciones, que tonto ese Li, en cambio de divertirse y probar se había traído a su novia, jajaja que tonto –pensó Eriol.


-Eriol qué haces ahí parado, ¿no vas a saludar a Li y a Meiling? – le preguntó Tomoyo.


-Pues en realidad no creo que me recuerden mucho –respondió el inglés.


-Por supuesto que te recordamos Hiraguizawa, mi primo y yo tenemos muy buena memoria –le dijo Meiling y mirando a su primo agregó- ¿verdad Shaoran?

-Si, por supuesto ¿cómo estás? –Shaoran desvió la mirada de Sakura para contestarle a su prima y ver a su antiguo compañero de estudio.


-Bueno lo decía porque sólo nos conocimos por una semana… -argumento Eriol.


-Pues no te creas tan poco, en una semana se alcanza a hacer una impresión en la gente, así sean niños. –le dijo Meiling sonriendo.


-Hola Li ¿cómo has estado? –saludo Eriol a Shaoran, y le extendió la mano al mismo tiempo que rodeaba la cintura de Sakura, dejando ver que era su novia.


-Bien, muy bien –contesto Shaoran- aunque veo que tú estás mejor –pensó viendo que abrazaba a la chica.


-Ay esto es perfecto todos los de la primaria Tomoeda reunidos otra vez –comentó Naoko emocionada- bueno y ¿a dónde vamos a ir a celebrar?


-Yo reserve el VIP del Ibri pub, creo que tiene el ambiente que necesitamos –anunció Eriol, luego miró a Sakura le sonrió y de dio un rápido beso en los labios, cosa que dejo a Shaoran y Meiling boca abiertos.


-Eriol… -dijo pasito una muy roja Sakura.


-Sí, si vamos, mamá yo creo que luego de salir del pub me quedaré a dormir en casa de Sakura, así que no me esperes –dijo Tomoyo, y ante lo último Sakura se volteó a mirarla; pues su casa estaba en éste momento en un caos total, habían libros regados por todo lado (cortesía de ella y su estudio), pero apenas estaba pensando decirle que era imposible que se quedara en su casa la chica de ojos azules le hizo un gesto para que guardara silencio, con lo que Sakura entendió que en realidad la ojiazul ya tenía otros planes y estaba escondiéndoselos a su madre.


-Bueno vamos que creo estamos bien de tiempo –les dijo Yamasaki.


-Si claro –dijeron los extranjeros y su novia Chiharu.


-Espérenme un segundo ¿sí? Voy por un suéter –les pidió Tomoyo y subió al segundo piso a toda prisa.


-Bueno creo que al menos podemos ir saliendo –dijo Eriol a los demás que le hicieron caso.


-Hola –decía Tomoyo por el teléfono muy bajito- bueno es que no recordaba que teníamos planeado salir así que… -su interlocutor la interrumpió- no Touya por supuesto que no fue adrede, te digo que lo olvide, si tu sabes que me encanta salir contigo… -otra interrupción- ESCUCHA que no tengo mucho tiempo vamos a Ibri ¡¿sí?!, te espero ahí estaremos en la sección VIP, hablaré para que te dejen pasar sin problemas a nuestra mesa, te espero –le dijo Tomoyo, en tono tierno, Touya le respondió algo y ella sonrió –te amo, nos vemos allá – y salió de su habitación para no hacer esperar más a sus amigos.

Se dividieron en dos grupos uno en el auto de Yamasaki (él, su novia, Shaoran y Sakura) y los otros en el auto de Eriol (él,Tomoyo, Meiling, Eita y Naoko), fue así pues Tomoyo le dijo a Sakura que necesitaba pedirle un favor a Eriol y pues él no se opuso al cambio de transporte de Sakura y aunque Eita refunfuñó que quería estar al lado de Shaoran nadie en verdad le puso atención.


Y así los 9 se dirigieron al pub a celebrar el reencuentro.

----

Notas de la autora: Hola pues aclarando una dudita este es un fic de Eriol y Meiling, ya sé un tanto raro pero es que se me ocurrió esa pareja y no encontré fics de ellos entonces decidí escribir uno. Este es el primer fic que escribi pero no el único que tengo, es del año antepasado (ahora tengo otros dos uno de Eriol y Meiling tambn y uno de Sakura y Shaoran pero no sé si los puedo publicar aca al tiempo, solo están en fanfiction).

Bueno de este capi solo digo que Sakura y Eriol están juntos porque siempre leía que Eriol pensaba que Sakura era muy inocente para él y por eso nunca intentaba nada con ella y aunque es cierto –lo de inocente- pues los quise poner juntos al inicio de la historia, aunque en el siguiente capi vamos a ver que tan inocente es Sakura.

Espero que este nuevo capi les guste y estaré publicando el nuevo en estos días. Ya saben porfa dejar review diciendo lo bueno, lo malo y lo feo :P.


Última edición por daracanela el 21.01.10 17:56, editado 2 veces
Volver arriba Ir abajo
Hikari no hoshi
Webmaster/Webmistress
Webmaster/Webmistress
avatar

Femenino

Cantidad de envíos : 589

Edad : 25

Localización : Where the sakura leaves dont fall anymore

Humor : espontánea con complejo de cantante



Puntos50110


Character
Mi Club: Sakura&Shaoran
Rol: Aiko Nara - Artemis no sekai Chronicles // Mokona Modoki

MensajeTema: Re: Inesperado para Mí   11.01.10 20:14

Jajaja me has hecho reír en verdad Daracanela. Me gustó mucho este capítulo nuevo.
Me gustó el hecho de que todos se reecontraran y lo cambiado que puede estar todo en unos años, verdad? Jaja ... incluso la idea de lo de Eriol y Sakura me ha dado mucho que pensar ^^
Gracias x postear tu fic ^^

___________________________________________

Hika chan / 法師の光
Come as you are and I may grant your wish
Volver arriba Ir abajo
https://www.youtube.com/user/Hikachan30
daracanela
En busca de una Pluma
En busca de una Pluma
avatar

Femenino

Cantidad de envíos : 16

Edad : 30

Localización : Bogota



Puntos31449


MensajeTema: Re: Inesperado para Mí   11.01.10 20:58

Porfa que alguien me diga si los capis los pongo en este mismo tema o creo otro (es que ni idea) para manejar la misma presentación que los demás fics.

Gracias
Volver arriba Ir abajo
Isa-S.S
Maestro(a) de Cartas
Maestro(a) de Cartas
avatar

Femenino

Cantidad de envíos : 53

Edad : 26

Localización : Lima*



Puntos34019


Character
Mi Club: Mokona Modoki
Rol: Maru & Moro - doble personalidad juju

MensajeTema: Re: Inesperado para Mí   11.01.10 21:01

si creo que así en uno solo esta mejor ...
mi fic lo publicaba separado en distintos mensajes pero luego como que se veia feito, pero ya no pude borrarlo porque ... jaja tendrían que comentar de nuevo*

De este modo estará bien , Daracanela ^^
Volver arriba Ir abajo
daracanela
En busca de una Pluma
En busca de una Pluma
avatar

Femenino

Cantidad de envíos : 16

Edad : 30

Localización : Bogota



Puntos31449


MensajeTema: Re: Inesperado para Mí   16.01.10 20:02

Capitulo 3: La celebración

Llegaron al Ibri pub, el lugar de moda en Tokio. Todos bajaron de los autos, en los que en ambos autos aprovecharon el tiempo para averiguar lo más posible de los visitantes extranjeros, en el auto de Eriol Tomoyo se encargó de sacarle todo tipo de información a Meiling no sólo sobre ella sino también sobre su primo, a pesar de que con algunos comentarios Eita se resentía, y en el otro auto fue Shaoran quien se dedicó a averiguar la vida de Sakura, en ese auto el ambiente durante todo el camino fue calmado, relajado y amigable.

Al entrar al lugar fueron dirigidos inmediatamente hacía el reservado VIP, donde todos muy sonrientes se acomodaron, antes de entrar Eriol, le pidió al hombre se seguridad de la entrada que si venía un hombre Kinomoto lo dejara pasar y lo llevaran a la zona VIP, fue por ese favor que Tomoyo quiso ir en el auto de Eriol y no quería que Sakura lo supiera porque conociendo a su hermano fijo decidía no ir a celebrar.
Ya todos adentro con música a todo volumen y emocionados por volver a encontrarse, comenzaron a hablar y reír. De pronto un chico de cabello azul con piel clara, mirada negra y gesto serio toco el hombro de Eriol, éste volteo y frunció el seño, pero luego de dos segundos sonrió y se paró para abrazar al hombre.

-¡Sasuke!

-¡Eriol! –contestó el extraño también sonriendo.

-¿Qué haces por acá? –indagó Eriol

-Pues ya ves que la vida me lleva donde quiere –y sonrió- no la verdad es que Itachi tenía algunos asuntos que atender acá y me dijo que si lo quería acompañar y pues, aquí me tienes –Termino.

-¿No me digas que Itachi también está aquí? –dijo Eriol sonriendo.

-Si claro está con… Nakuru –dijo con una gótica en la cabeza- allá – y señaló el lugar donde se encontraba su hermano con la prima de Eriol en una sesión de besos.

-Jajaja de razón te ves tan aburrido, ellos comiendo y tú en ayuno jajaja- dijo y Sasuke no pudo más que hacer que su gota creciera.

-Pues si quieres vengan y siéntense con nosotros, no creo que haya problema ¿verdad? –ahí mirando a los demás.

-Por supuesto que no –dijo Meiling rápido, quien apenas vio a Sasuke quedo encantada.

-Perfecto, voy a avisarles… aunque no creo que vengan
inmediatamente –y se fue a su mesa.

-Eriol ¿Quién es él? –pregunto una muy emocionada Meiling.

-Es uno de mis mejores amigos de Londres –contestó sonriendo y mirando por donde se fue Sasuke- y aparentemente ahora podría emparentar con ellos gracias a Nakuru, mi prima, no sé si la recuerdes…

-Claro que la recuerdo –dijo la chica, recordando que era una chica un poco… intensa con Touya; el hermano de Sakura.

-Si lo malo es que parece que sólo tienen ojos para ellos y aparentemente cualquier persona que esté con ellos queda ignorada completamente –dijo tomando de su bebida- la verdad es que son un poco… apasionados –y le dio un pequeño vistazo a Sakura.

-¿En serio, ambos?… a los hermanos me refiero –pregunto desprevenida Meiling.

-Pues cuando venga te lo presento para que lo descubras por ti misma –le dijo Eriol, y al hizo sonrojar un poco, cosa que hizo que los demás se rieran e hizo que Meiling le diera una mirada asesina a Eriol.

Y así lo hicieron, cuando Sasuke regreso fue presentado con todos los antiguos compañeros de estudio de Eriol y él y Meiling comenzaron a hablar y encajaron inmediatamente, y después de un buen rato se les unieron Itachi y Nakuru, quienes se quejaron de que Sasuke los dejó solos, y luego de las presentaciones todos estaban hablando, tomando, bailando y pasando un buen rato.

Después de un buen rato, llegó Touya a la reunión y apenas lo vio Sakura, quiso salir corriendo de allí, ella sabía que él lo que quería era protegerla pero era insoportable, antes espantaba a todos los pretendientes y ahora siempre le hacía comentarios a Eriol, quien resultada entretenido con la reacción de Touya y sabía manejarlo muy bien, la verdad es que Eriol era el único que aguantaba eso, cualquier chico que comenzaba a salir con Sakura terminaba cansado del hermano de ella, por eso no había tenido más novios que el inglés, y lo acepto más por deseo de tener alguien al lado que por romance o amor verdadero. Así que cuando vio a su hermano y estaba bailando con Eriol decidió escapar, se movió entre la gente y se fue.

Shaoran la vio entre la gente mientras estaba en la barra pidiendo otro trago y decidió seguirla, pues pensó que algo le había pasado y de todas formas no era bueno que ella estuviera sola, también le pareció raro que Eriol no la siguiera, porque los vio bailando en la pista hace un minuto, decidió ir tras ella, y termino saliendo del bar por la puerta trasera, y ahí la encontró con los ojos cerrados y respirando profundamente, como si estuviera contando hasta 10 para calmarse, lo que le pareció raro.

-¿Qué haces aquí? –le preguntó Shaoran.

-¿Ah? –contesto Sakura abriendo los ojos y volviendo en sí.

-Sakura ¿qué haces aquí sola? ¿Pasó algo con Eriol? ¿Se pelearon? –continuo el hombre.

-Já ojala –contestó Sakura y rodó los ojos- con él nunca pasa nada- y luego se sonrojó pues pensó que lo dicho podría mal interpretarse-no porque no él no quiera es sólo que yo… -sólo lo estaba empeorando- es decir no ¡no pasó nada con Eriol! –cerró los ojos y dejó de hablar.

Shaoran no pudo más que sonreír ante su nerviosismo e intento de explicación –mmm veo, entonces por…

-Es un tanto monótona –y ante la cara de interrogación de Shaoran se explicó- nuestra relación quiero decir. –Hizo una pausa- yo sé que no me ama y yo a él tampoco –termino.

-Entonces ¿por qué estás con él? –preguntó él y se acercó un poco a ella, que tenía la espalda recostada en la pared del bar.

-Pues porque estaba cansada de estar sola –dijo resuelta.

-No comprendo –le dijo Shaoran.

-La verdad es que todos a mí alrededor estaban juntos y felices. –Contestó ella- y yo estaba sola, y… -lo miro, ¿por qué le estaba contando todo eso?, tal vez porque sabía que podía confiar en él, se contestó a sí misma y siguió- Eriol estaba igual que yo, bueno no igual, él ha salido con varias chicas y nunca ha estado contento con ninguna, igual que conmigo, yo se que al igual que yo está esperando que alguien más venga o regrese –pensó lo último.

-¿Alguien más? Me estás diciendo que tú no quieres estar con Eriol –preguntó sorprendido.

-Si –y al ver que él veía eso como insólito le explico- mira Shaoran yo no amo a Eriol y estoy segura que él a mí tampoco, la verdad yo sólo he amado una vez en mi vida y fue… -se sonrojó y bajó la mirada pero siguió- a ti, cuando éramos niños y a pesar de serlo, nunca he podido o querido encontrar a alguien con quien me sienta remotamente parecido.

Shaoran la miró ya no le parecía tan ilógico lo que ella le decía- creo que te entiendo, yo he pasado por lo mismo, nunca he sentido algo tan fuerte por alguien, y sólo he tenido 3 novias, 4 si cuentas a Eita, pero nunca he llegado a amar a ninguna –dijo y sin pensar siguió- sólo a ti.

Sakura seguía mirando el piso y contestó- por lo menos has salido con alguien, yo no, porque mi hermano siempre ahuyenta a cualquiera que se me acerca, Eriol que lo soporta, pero creo que yo nunca he querido que alguien se quedará a mi lado y… -fue ahí que a la mente de Sakura llegó el sólo a ti- ¿sólo a mí?

Shaoran se sonrojó aún más y fue él quien esta vez bajo la cabeza para ver el piso- s…sí, creo que la única vez que me he enamorado es cuando tenía 10 años y estaba contigo.

-Yo…yo pensé que te habías olvidado de mí, y como ahora viniste con Eita… pues no pensé que recordarás lo que tuvimos… -dijo ella nerviosa.

-Sakura yo siempre he pensado en ti, siempre –ya mirándola- y cada que inició una relación con alguien no puedo dejar de compararla contigo, o con la niña que recuerdo –dijo él y le sonrió un poco, pues la veía roja como un tomate y pensaba que él estaría peor.

-Yo hago lo mismo –y también sonrió.

-Sabes siempre que beso a alguien por primera vez recuerdo el beso que nos dimos en tu casa el día antes de que volviera a China. –y se acerco más, cada vez más.

-Pues no te puedo decir que yo hago lo mismo porque al único chico que he besado aparte de ti es a Eriol, y nunca dejó que las cosas vayan más allá, no hemos pasado de la primera base, y la verdad ha sido por mi… -paró y otra vez se sonrojó por darse cuenta de lo que había dicho.

Shaoran no paraba de sonreír, Sakura era igual que cuando niña, tan sincera, tímida, penosa, hermosa y ahí notó sus labios; que estaban igual que en la tarde rosados y brillantes, y a unos pocos centímetros suyos.

Sakura sentía el aroma de Shaoran, y se sentía cada vez más acorralada, ¿él se estaba acercando?

-La verdad no creo que haya sido que no ame a las chicas con las que salgo, sino que no he dejado de amarte a ti – ¿qué había dicho? Y ¿por qué? Y qué estaba haciendo ahora, pensó alarmado (aunque no lo parecía) mientras tomaba el rostro de Sakura por la barbilla y le levantaba el rostro para que lo mirara.

-Ss…si –jadeó- creo que es eso –dijo ella, sin poner oposición al movimiento de la mano de Shaoran y al hecho que él se estaba acercando más y más a ella –Dios ¿qué estoy diciendo? Y ¿qué estoy haciendo? Yo estoy con Eriol- pensaba Sakura, pero no detuvo a Shaoran al momento que la acercó a su rostro y la besó.

Al principio fue un beso suave, apenas rozándose lentamente, recordando los labios de su antagonista, y poco a poco comenzaron a besarse más apasionadamente. Shaoran comenzó a explorar la boca de Sakura, y ella lo dejó sin poner ningún obstáculo.

-No puedo creer que esté besando a Shaoran. Dios su manera de besar es impetuosa, intensa, dulce; tan distinto a Eriol… ¡Eriol! pero que estoy haciendo, tengo que parar, ¡yo soy la novia de Eriol!, y me estoy besando con Shaoran. –pensaba Sakura y de repente se separó del chino, pero no se distanció mucho de su rostro.

Aún con los ojos cerrados Shaoran juntó su frente con la de Sakura –es… es la primera vez que alguien supera tu beso… -dijo él.

-¿Qué? –preguntó Sakura sin entender lo que él decía.

-Creo que es lógico, sólo tú te podrías superar a ti misma –dijo Shaoran- nadie me había hecho sentir de esa manera, sólo tu esa tarde… y ahora –le dijo y comenzó a acercarse nuevamente.

-¿En serio nunca te habías sentido así? –preguntó ella, él asintió- yo tampoco, y mira que tienes más experiencia que yo –y le sonrió.

-¿Puedo…? –dijo él y sin esperar respuesta la volvió a besar.

Siguieron besándose por largo tiempo hasta que un empleado del bar salió con una bolsa de basura, y el sonido los asustó e hizo que se separaran. El hombre los miró por dos segundos y luego volvió adentro.

-Lo siento –dijo Sakura- ¡Dios que estará pensando! Si yo estoy saliendo con Eriol –pensó.

-Debe pensar que soy un canalla por besarla teniendo novia… pero es que no me pude aguantar –pensaba Shaoran y luego le dijo- no yo lo siento te bese sin permiso y… de verdad lo siento.

-Pero yo no te detuve, fue mi culpa –respondió ella.

-No fue mi culpa… yo te seguí porque pensé que estabas mal, y termino besándote… de verdad lo lamento pero… no me arrepiento de haberlo hecho –le dijo, sin pensarlo dos veces, resuelto de decirle cómo se sentía- no me arrepiento porque gracias a ese beso me doy cuenta que no he sido feliz con nadie más porque estaba esperado que volvieras de alguna manera a mi vida –le dijo sin remordimiento.

-Yo… yo… -Sakura estaba nerviosa para responder, pero se sentía feliz de escuchar las palabras de Shaoran- yo creo que también te estaba esperando…Shaoran –le dijo para alegría del hombre- te estaba esperando, creo que por eso nunca me moleste en serio con mi hermano cuando ahuyentaba a todos los chicos que se me acercaban, o por lo que nunca esperé enamorarme de Eriol, porque te estaba esperando –ahí sonrió y lo abrazo- me siento tan feliz de que hayas regresado Shaoran.

-Yo también, siempre has sido tú a quien he querido tener a mi lado, por eso siempre comparaba a las otras chicas contigo, y nunca esperaba nada de ellas porque no eran tú Sakura –la miró sonrío y la volvió a besar.

Y fue el celular de Shaoran el que los interrumpió esta vez y resonó la voz de Eita al otro lado de la línea -¿Shaoran dónde estás? ¡Estoy muy aburrida! Todos se fueron o están con su pareja ¿dónde estás? -Shaoran miró a Sakura y se separó un poco de ella volviendo a la realidad.

-Eita, si es que decidí salir un momento por algo al auto… -y apenas dijo el nombre de su novia Sakura se separó completamente y le dio la espalda –ya voy a regresar no te preocupes.

-No te demores ¿sí? Estoy cansada de estar sola –dijo Eita al otro lado de la línea y colgó.

-Sakura… -dijo y puso una mano en el hombro de la chica.

-No –dijo la chica alarmada- ¡por Dios Shaoran!, nos estábamos besando y ambos vinimos aquí con alguien –decía subiendo la voz e hiperventilando.

-Lo sé –contestó Shaoran- pero te repito que no me arrepiento Sakura, ya te dije que he estado esperando volver a sentir esto –e hizo que la chica se volteara a mirarlo- mira al igual que tú no amo a Eita y sé que ella a mi tampoco, y no voy a dejar que por ella este sentimiento que está volviendo a nacer en mí se apague…

-¿Cómo puedes decir eso? Si nos volvimos a ver hoy, esta tarde, ¿cómo puedes hablar de un sentimiento? –lo interrumpió ella y le decía alterada.

-Y sólo me vasto volver a verte para saber que no te quiero volver a perder –le dijo calmado y acercándola a su pecho y bajo a su altura para decirle- y no te voy a perder Sakura, voy a hacer todo lo posible para que vuelvas a estar a mi lado ¿me entiendes?

Sakura estaba atónita y feliz, Shaoran le estaba diciendo que quería estar a su lado, a su lado –no… no tienes que hacer nada –le dijo- yo… también quiero estar a tu lado Shaoran, sin importar que.

-¿En serio? –ahora el atónito era él.

-Sí, creo que en toda mi vida sólo he querido estar contigo –sonrojada lo miro, se empinó y le dio un corto beso en los labios.

-Sakura –la miro admirándola- me haces muy feliz, no tienes que preocuparte por nada, yo se que Eita no se sorprenderá si le digo que quiero terminar, armará un show pero lo aceptará, lo tendrá que aceptar, así podré estar contigo sin remordimiento alguno.

-Si yo también hablaré con Eriol –le dijo ella sonriendo.

Y con esa idea en mente regresaron al bar, con la única intención de romper con la persona que llegaron al lugar para comenzar una relación con la persona que en realidad querían.

------Continuará:

Notas de la autora: Bueno aquí está el tercer capítulo del fic, sé que por ahora parece un fic de todo menos de Eriol y Meiling, pero es porque todo se tiene que acomodar para ellos jijiji, y lo dejo hasta ahí para no mezclar muchos hechos en el capi. Bueno creo que no mentí a la hora de decir que en éste
capítulo no sería nada inocente ^////^ aunque lo que decía si lo decía sin intención alguna termino volviendo a los brazos de hombre que quería.

Y lo de Sasuke e Itachi, es porque me encanta el anime de Naruto y pues como necesitaba algunos personajes decidí incluir a los hermanos Uchiha, tal vez utilice más adelante algún otro jajajaja.

Bueno sin más espero comentarios de lo que les gusto, o disgusto o lo que quieran ^___^ el próximo capítulo lo publico en estos días.
Volver arriba Ir abajo
daracanela
En busca de una Pluma
En busca de una Pluma
avatar

Femenino

Cantidad de envíos : 16

Edad : 30

Localización : Bogota



Puntos31449


MensajeTema: Re: Inesperado para Mí   21.01.10 17:32

Capítulo 4: Adios Eita

Sakura y Shaoran sin darse cuenta regresaron al bar tomados
de las manos, Eriol estaba en la barra pidiendo un trago y los vio de espaldas a él, algo dentro de él siempre le dijo que Sakura rompería con él y apenas vio la manera en que ambos se miraban en la casa de Tomoyo esa tarde supo que Shaoran iba a volver a entrar a la vida de Sakura y honestamente esperaba que esta vez no saliera. ¡Ah! pero eso no iba a impedir que él se divirtiera un poco con ellos, porque la verdad el damnificado era él, Sakura lo iba a dejar por Shaoran; tenía que desquitarse de alguna manera, no se las iba a dejar tan fácil y recordando la manera en que Shaoran se puso rojo con los comentarios de su prima ruidosa pues todo iba a ser muy sencillo, ¡Dios sí que se iba a divertir!

-¿Y Eriol? –preguntó Sakura al no ver a su actual novio en la mesa con sus amigos.

-Entonces tú también eres primo de Eriol… -le decía Meiling a Sasuke sin prestarle atención a Sakura.

-Pues sí, lo que pasa es que yo soy primo por parte de su padre y Nakuru es prima por parte de su madre, ella y yo no tenemos nada en común, hasta ahora –le contó Sasuke y levantó la mirada para ver como Nakuru e Itachi estaban riéndose como dos adolescentes y una gota apareció en su cabeza- la verdad es que yo crecí con Eriol, bueno excepto esos 4 años que duró por acá cuando tenía 10 años, luego regresó a Inglaterra y decidió volver hace apenas un año o año y medio, no sabía que estaba en Tokio… -siguió Sasuke.

-No él no está viviendo aquí, sólo vinimos a festejar que mi primo y yo regresamos luego de casi 9 años de ausencia, él vive en Tomoeda como los demás –le cortó Meiling y levantó la mirada para referirse a Eriol. Fue ahí cuando vio que Sakura estaba tomándole la mano a Shaoran, quedó en shock, ¿qué significaba eso? ¿Y Eita?, volteó su cabeza para no ver a la fastidiosa novia de su primo sentada en el sillón junto a ella sino bailando con un chico “x” muy pegados, y ¿su primo qué? ¡Qué falta de respeto la de esa muchachita!, si lo va a engañar (como lo hacía en Hong Kong y Shaoran lo sabía) que no lo hiciera en las narices de su primo, de todos, y también lo decía por Shaoran. Celebraba que (si fuera cierto) regresara con Sakura, pero por favor, respeto para las personas con las que llegaron al bar, al menos Eriol parecía ser un buen hombre, no se veía como esa tonta de Eita, ¿cómo le hacían eso en su cara?

Sakura se dio cuenta que Meiling estaba observando fijamentesu mano y cuando ella se fijo en la misma se dio cuenta que estaba entrelazada con la mano de Shaoran ¡Ay por Dios! ¿Y si alguien los vio aparte de Meiling? Ella no quería lastimar a Eriol, ¿dónde estaba Eriol? Bueno pero mejor que no estuviera allí o se habría dado cuenta de que tenía a Shaoran tomado de la mano y… ¿y Shaoran? ¿Es qué acaso él no se daba cuenta de que iban tomados de la mano? No, la verdad es que no. Él entró detrás de ella y sin querer sus manos se encontraron, él no lo buscó, solo… paso, Sakura lo sabía y de repente sonrío.

Shaoran por su parte estaba viendo como su actual novia estaba bailando muy cerca y muy insinuantemente, por no decir que estaba encima del fulano, con un muchacho del pub. Se quedó mirándola, dándose cuenta que no sentía nada, recordando que nunca había sentido celos por ella, no era la primera vez que la veía haciendo algo parecido, ¡a Dios gracias que ahora no estaba su familia ahí para verla! Como en la boda de una de sus hermanas, donde Eita se pasó un poco de copas y empezó a coquetear con el mejor amigo del novio, ¡qué vergüenza había pasado ese día! -cerró los ojos recordando su pena-pero eso había sido todo pena, nada más, pues si claro que sintió algo de enfado pero la fuente era el mismo sentimiento; pena, no celos, no coraje, pena y ahora se sentía más que feliz al verla en “sus normales andanzas” sabiendo que podría terminar con ella sin sentir remordimiento alguno, al pensar en eso estrechó suavemente la mano de Sakura y se giró hacía ella, que estaba sonriéndole tiernamente. Se veía hermosa, como siempre, definitivamente siempre había querido a Sakura y en todas las chicas que conocía esperaba encontrarla a ella. Se inclinó lentamente hacía ella, Sakura también comenzó a inclinarse para besarlo cuando ambos escucharon una voz detrás de ellos.

-¡Sabía que estabas aquí monstruo! –prácticamente les gritó Touya a espaldas de Sakura, cosa que hizo que la pareja diera un rápido brinquito para separarse y sonrojarse al darse cuenta que estuvieron a punto de besarse ¡públicamente!

-¿Sakura estás bien? –preguntó Tomoyo al ver que la chica no refutaba el adjetivo usado por su hermano. Tomoyo vio como las manos de la pareja se soltaba y Sakura se daba la vuelta para darle la cara a su hermano -¡sí sabía que ellos dos todavía se gustaban! –pensó Tomoyo.

-¿Eh? Sí, sí estoy bien… sólo que… que… -Sakura tenía la mirada baja y la cara muy roja, no quería ver a su hermano para que le hiciera algún comentario, sólo esperaba que las luces del lugar estuvieran lo suficientemente tenues para que él no se diera cuenta- estoy buscando a Eriol –recordó.

-¡Qué bien, perdiste al inglés! –Le sonrió Touya, de repente se fijó en la persona que estaba detrás de su hermana- ¿a quién tienes atrás monstruo?

-Es Shaoran, ¿lo recuerdas? de niños estudiamos en la primaria Tomo… ¡NO SOY NINGÚN MONSTRUO, DEJA DE LLAMARME ASÍ! –le gritó Sakura y luego se avergonzó pues todas las miras de sus amigos se dirigieron a ella.

-¿Shaoran?... ¿el...el mocoso? –Dijo vagamente- ¡el mocoso! –Recordó claramente- ¿qué hace él aquí? No dijiste nada de que el mocoso estuviera aquí- ahí miro furioso a Tomoyo que estaba a su lado, por ocultarle ese tipo de cosas.

-Claro que te lo dije, te dije que nuestros antiguos amigos chinos iban a venir a vivir aquí, ¡tu dijiste que los recordabas!... ¿acaso no estabas prestando atención a lo que te decía? –Tomoyo le contestó y de pronto le volteó los hechos, ahora quien estaba en peligro era su novio.

-Claro que lo recuerdo preciosa… -dijo Touya al verse en peligro- es sólo que… no estaba pensando en él –rápido tengo que pensar rápido o se dará cuenta que estaba trabajando mientras me hablaba por teléfono pensó- creí que estabas hablando de esa chiquilla ruidosa que era china – ¡siii, Salvación! Pensó y luego puso de nuevo cara seria, para parecer confiado en su respuesta.

-Ah hablas de Meiling, bueno si es la prima de Shaoran, por un segundo creí que no me prestabas atención –sonrió Tomoyo y se levantó de puntitas y le dio un breve beso en los labios, cosa que dejó en shock absoluto a Meiling y Shaoran- si ella está aquí, es su prima –hizo que él se volteara a ver a Meiling y luego volviera a ver a Shaoran- han vuelto –y se abrazó a subrazo derecho –creo que ya es hora de irnos, ¿no crees Touya? –terminó Tomoyo, al ver la atención desviada completamente de Sakura y Shaoran.

-Pero si la noche es joven aún –dijo Eriol llegando a la mesa- no te puedes ir aún Tomoyo.

-Si de hecho ya estoy cansado de estar aquí, creo que necesito descansar, vámonos Tomy –dijo Touya y le dio una mirada asesina a Eriol, como de costumbre- No te quedes mucho más Sakura –terminó, para que su hermana regresara también pronto a casa.

-Si no te preocupes hermano –contestó Sakura rápido.

Touya le pasó su abrigo a Tomoyo y se puso el suyo a su vez, luego se mezclaron con el público y se fueron del lugar.

-¿Tomoyo sale con tu hermano? –preguntó muy fuerte Meiling.

-¿Daidouji y tu hermano? –esta vez era Shaoran, en shock quien preguntaba en un tono de voz normal para el oído humano.

-Sí, ¿no se los había contado?, que olvidadiza –les contestó Sakura y soltó una risita- ya hace tres años que están juntos.

-Pero si son novios hace tres años… eso quiere decir que… ¡ella tenía 16 cuando comenzaron! –Decía anonadada Meiling- ¡Ella era menor de edad y el tiene… 25!!! ¡Era mayor que ella!!!

-Sí, jajajaja –rió nerviosa ante la estupefacción de los Li- pero oficialmente salen hace 2, estuvieron un tiempo de amigos –y se sentó al lado de Meiling, y Eriol se sentó rápido a su lado y le tomo la mano.

-¿No comprendo? Es decir nunca vi ningún interés por parte de ninguno antes –comentó la chica china.

-Bueno Mei, eso es porque en esa época ella tenía 10 años y el 16, tampoco es que sea un enfermo –le contestó Eriol y comenzó a reír.

-Eriol tiene razón, eran muy chicos cuando ustedes estaban aquí, pero Tomoyo alguna vez me dijo que toda la vida le había gustado Touya, pero que como era mi amiga sabía que él no la podía ver como algo más que la“mejor amiguita de su hermana” –e hizo un gesto simulando ternura que hizo sonreír a los demás- además que Touya es algo conservador y como somos primos en segundo grado, no era como posible que se fijara en ella.

-… ¿Y entonces? –preguntó Shaoran luego de que Sakura terminó y parecía que no iba a continuar, la chica levantó la mirada y ante la expectativa de los extranjeros siguió.

-Bueno pues todo pasó de manera rara, o bizarra… jajaja la verdad es que aún no lo he decidido, pero si tienes razón todo comenzó cuando Tomoyo y yo teníamos 16, apenas ella cumplió los 15 su madre comenzó a viajar muy seguido y por mucho tiempo, así que a veces ella se quedaba en mi casa, en la habitación de Touya, porque cuando él estaba a punto de terminar la universidad decidió ser compañero de Yukito e irse a vivir a su departamento. Nunca nos visitaba por mucho, ósea almorzaba y cenaba pero luego se iba de nuevo a su apartamento, pero una vez papá tuvo que viajar por un trabajo de la universidad y yo tenía que estudiar así que pasé la mayor parte del día en casa de Naoko, ella se estaba quedando en casa porque su mamá se había ido de viaje y supongo –levantando los hombros- que estaba muy cansada porque se quedó dormida muy temprano; lo digo porque yo la intenté llamar para decirle a qué hora llegaba pero recuerdo que no me contestó, y bueno lo que pasó fue que Touya estaba en Tomoeda y era tarde para volver a su departamento, él vive en Tokio, y decidió quedarse en casa, …en su cuarto. –ahí todos estaban inclinándose hacía Sakura, la ansiedad se les notaba en la cara- Cuando me levanté al día siguiente y decidí preparar el desayuno papá estaba llegando y cuando íbamos camino a la cocina, los encontramos a ambos en sus pijamas riéndose como dos viejos amigos, haciéndose bromas y comentarios durante todo el desayuno, a mi me pareció raro, así que después le pregunte a Tomoyo qué había pasado y si ella escuchó llegar la noche anterior a Touya; y me dijo que no, que se había quedado dormida temprano… -sonrío- recuerdo que para que me contara lo que le pasó con Touya me tocó prácticamente obligarla, no me quería decir, tenía mucha pena… pero lo que pasó fue que cuando despertó estaba abrazando el torso de Touya, y él la estaba tomando de la cintura, cuando estaban muy cómodos y cuando se dieron cuenta que alguien más estaba en su cama se asustaron, y se alejaron, Tomoyo me contó que Touya se cayó de la cama, y después ya con la luz del día se dieron cuenta de que era cada uno, así que ella le dijo porqué estaba en su cama y él hizo lo mismo, después de eso no pudieron hacer más que burlarse del hecho, por eso estaban tan amistosos en el desayuno. –paró para tomar aire y seguir- La verdad creo que eso los ayudo para liberarse o reconocerse un poco más, después de eso Touya iba a la casa más seguido, a veces se ofrecía para llevar o traer a Tomoyo de su casa… al principio me parecía normal, se volvieron buenos amigos, pero un día le dije a Tomoyo que fuéramos a ver una película y cuando le mencioné el título; me dijo que ya la había visto, de hecho muchas de las que le dije ya las había visto, y cuando le pregunté que cuándo había ido me dijo “tal día con Touya” , ahí me di cuenta que estaban saliendo constantemente, pero creo que se hizo obvio para todos cuando Tomoyo cumplió 17, porque él le regaló un karaoke en casa, ella no cantaba desde la secundaría, cuando comenzó a la universidad sintió que no podía con las clases y el coro, así que se puso muy feliz, y lo mejor fue que ese día Touya cantó… –todos se asombraron.

-¿El señor amarguras cantó? –preguntó Meiling

-Pero él se ve tan serio –decía Shaoran.

-Pues la quería impresionar, demostrarle que por ella haría cualquier cosa –dijo Eriol y besó la mano de Sakura.

-Emm… si… supongo que fue eso –contestó Sakura y le retiró la mano a Eriol, luego continuó, más porque el gesto del inglés fuera olvidado de los presentes que por la historia misma- y ese día ella estuvo súper contenta y estaba al lado de Touya siempre, o él estaba a su lado… ya después de su cumpleaños… como una o dos semanas después nos contaron a papá y a mí que estaban saliendo; nosotros estábamos muy felices, pero esperaron un poco más para decirle a la mamá de Tomoyo, ella no aprobó muy rápido la relación, nunca le han gustado las relaciones donde hay diferencia de edad, por eso odia a papá, él era mayor que mi mamá cuando ellos se casaron, y saber que Tomoyo estaba con un muchacho de 23 años y que era hijo de Fujitaka, la enervó mucho, pero Tomoyo y Touya no eran un romance cualquiera y no dejaron su relación por la rabia de Sonomi, así que ella se fue de viaje por tres meses y cuando regresó ya se había hecho a la idea, aunque aún no le cae muy en gracia mi hermano –termino.

-Wow, no lo puedo creer, Tomoyo y tu hermano… quién lo diría, ellos se ven tan… disparejos, no me imaginé que alguien como ella pudiera terminar con alguien como él, él debería estar con una mujer rígida, fría, con gafas, cabello corto tal vez militar… -meditaba Meiling en voz alta cuando se dio cuenta que todos la estaban escuchando se puso roja- no que tu hermano no merezca alguien tierno y cálido como Tomoyo Sakura –dijo rápido moviendo las manos como excusándose.

-No te preocupes, te entiendo, al principio yo tampoco lo entendí mucho que digamos, pero ahora me parecen una pareja muy seria y con mucho sentido, la verdad ahora no me puedo imaginar alguien mejor para ellos que ellos mismos.

-Sí, así me pasa contigo mi amor –dijo Eriol acercándose a Sakura pero lo suficientemente fuerte para que todos lo escucharan- creo que fue gracias a ellos que me diste el sí –y le dio un beso en la mejilla. Sakura al inicio estaba roja, y después del beso quedó inmóvil.

-¿Qué quieres decir? –preguntó Naoko.

-Si pues… Li la verdad, ella no había dejado entrar a nadie a su corazón luego de que te fuiste –ahí lo miro levantando una ceja- siempre evitada a todos y cualquier chico –Sakura seguía como una piedra- me costó mucho que me diera el SI, pero luego de ver lo feliz que era Tomoyo con alguien a su lado pues… decidió darnos una oportunidad –y la miro- y he disfrutado cada segundo del año que hemos pasado –al ver la quietud de Sakura y estupefacción de Shaoran decidió besar al a chica de ojos verdes, con eso Sakura se puso morada, y pudo recuperar el movimiento de su cuerpo.

-¡Eriol qué haces! –Separándose- y no digas tantas mentiras, yo no estaba esperando a Shaoran… yo… yo salí con varios chicos luego de que te fuiste –dijo mirando a Shaoran, que tenía la cara roja de… ¿rabia?- sólo que ninguno fue… bueno-dijo- o me hacía olvidarte –pensó.

-Eso es normal, Shaoran también salió con varias chicas –dijo Meiling, sin darse cuenta de la actitud de su primo- aunque sus relaciones si duraron por algún tiempo, claro que ahora está con un error, es que sólo mírala Shaoran, ¡mira como está bailando con ese sujeto enfrente de tus narices! Sólo falta que lo bese… -dijo enérgicamente Meiling, haciendo que todos miraran hacía donde estaba Eita bailando con un chico.

Todos quedaron en silencio, no sabían que decir ¿qué puedes decir luego de ver como la novia de tu amigo está prácticamente engañándolo justo detrás de él? Nada. No puedes decir nada, ¿ayudarla? Pero si es claro que está ofreciéndosele a otro chico ¿criticarla? ¿Para qué?, para que tu amigo se sienta mal, o ¿peor de cómo se debe de sentir ya? No, no puedes hacer nada, hay que esperar su reacción para poder actuar alrededor de ella.

-¿Cuánto es que ustedes llevan juntos? –preguntó Shaoran, que no se había volteado como los demás para ver a Eita. Todos quedaron confundidos, ¿de quienes hablaba?

-Casi 9 meses –dijo Sakura muy suavecito y con la mirada en el piso.

-¿Shaoran? ¿No vas a decir nada? ¡Te estoy diciendo que Eita te está traicionando detrás de ti, que está a punto de besar a otro chico ¡JUSTO DETRÁS DE TI!

-Honestamente no me importa Mei –dijo Shaoran serio y parándose de su lugar- ya sé que me está engañando, que no es la primera vez y sabes que no me interesa, yo no la amo, no siento nada por ella –ahí sí dio media vuelta, para ver justo cuando la chica estaba besando al chico con el que estaba bailando- al menos no está mamá aquí para ver el espectáculo que hace –dijo alejándose de la mesa y dirigiéndose hacia donde su novia estaba.

-Pobre. -Fue el pensamiento en todos los que lo acompañaban- ¿cómo le hace eso estando él enfrente? ¿Qué clase de persona hace eso?

-Me alegra que te guste Japón Eita –le dijo Shaoran interrumpiendo el beso, la chica se separo del extraño y vio a Shaoran y se dio cuenta de lo que acababa de hacer- espero que lo disfrutes con tu nuevo amigo ¡porque yo ya no tengo compromiso contigo!

-¿Ehhh? ¿Shaoran? ¿Qué quieres decir? –separándose un poco más del chico pero aún abrazada por él, parecía como si no se pudiera sostener sola.

-Lo que oyes Eita, la verdad no sé porque te traje conmigo a Japón, si no conoces a ninguno de mis amigos y parece que tampoco te interesa conocerlos –decía con gesto serio.

-¡Claro que me interesa! ¡Shaoran esto no es lo que crees! Ni conozco a este sujeto –soltándose del extraño, pero quien casi se cae fue ella- es que tu sabes que pierdo la cabeza cuando bebo de más.

-Pues entonces no debiste haber bebido nada, sólo me avergüenzas enfrente de todos, mi familia, mis compañeros del hospital y ahora mis amigos, la verdad no vale la pena salir contigo, lo único que haces es hacerme quedar mal… -dandóse cuenta de algo- ¡Por Dios Eita NO ESTÁS TOMADA! –dijo ofuscadísimo.

-¡Claro que sí, perdón, perdón!!! –lloriqueando.

-Tus pupilas están de tamaño normal, estudio medicina ¿recuerdas? –Volteando los ojos- no soy idiota, estás en tus cinco sentidos siéndome infiel, literalmente justo a mis espaldas, de verdad te pasas. Mira esto cubrirá un hotel por está noche, arreglaré que tengas un tiquete de avión para el primer vuelo a China de mañana. –le dijo dándole dinero que saco de su billetera- Pasa a la casa Daidouji mañana por tus cosas –dándole la espalda.

-Pero Shaoran ¡no me puedes hacer esto!!! ¡YO TE AMO! –dijo llorando y subiendo el tono de su voz.

-Si me amaras no estarías besuqueándote con un cualquiera enfrente mío –dijo sin voltear- Adiós Eita.

-¡TU NO PUEDES DEJARME!!! –gritando y haciendo que la gente los volteara a mirar.

-Por supuesto que puedo –ahí si volteo a verla- lamento decirte esto Eita, pero mi intención nunca fue casarme contigo o algo por el estilo, no te creo que me ames, pero si lo hiciste siento decirte que nunca me sentí de esa manera hacía ti, la verdad no se porque estuve a tu lado si no siento nada por ti.

Todo el mundo alrededor hizo expresión de asombro.

-Pero… pero tu me amas, yo lo se y te quieres casar conmigo en unos años, tú mismo lo dijiste –decía ansiosa.

-Nunca te he dicho eso Eita, nunca te he dicho que te amo; porque nunca diría algo así si en verdad no lo sintiera. De hecho esa frase sólo la he dicho una vez en mi vida, cuando apenas era un niño y sí estaba enamorado, nunca desde esa vez he vuelto a repetir esa frase a ninguna chica –volteando la mirada un poco para ver a Sakura- y nunca he pensado casarme contigo, la que quería casarse eras tú, yo nunca dije nada, y la verdad nunca me casaría con alguien tan falso y traicionero como tu –terminó y sin esperar respuesta alguna dio la vuelta a la mesa de sus amigos y les dijo- creo que la noche ha terminado para mi, me voy a la casa de Daidouji.

-Creo que todos nos vamos –dijo Sakura.

-Si, yo llevaré a Meiling a casa no te preocupes Shaoran –dijo Eriol y volteó a Sakura para decirle- creo que él necesita una amiga ahora.

Eita quedo helada, no se movió ni un centímetro después de lo que le dijo Shaoran, solo lo vio caminar hacía su mesa, despedirse de sus amigos y verlos marchar a todos.

Salieron y tal como Eriol lo había dicho Shaoran no quería irse con Yamasaki en el auto, pero no quería estar solo por lo que no se opuso a la compañía de Sakura.

-Bien entonces te llevaré a ti y a Naoko a casa –le dijo Yamasaki a su novia- vaya manera de terminar la noche.

-Pero esa chica no tiene vergüenza, mira que traicionarlo así, tan de frente, se nota que creía que él no sería capaz de hacer algo al respecto –contestó su novia.

-Si tienes razón, se tenía mucha confianza en cuento a cómo tenía enamorado a Shaoran –dijo Naoko- pero a la hora de la verdad eran puras fantasías, porque él no sentía nada por ella.

-Si, pero creo que aún si no sintiera nada se debe sentir muy mal por como acabó todo -dijo Yamasaki mientras se subía al auto.

-----

-¿Pueden creer a esa chica? –Decía Nakuru muy sorprendida- ¿no puedo creer que le hiciera eso a tu primo, y encima hace una escena en el bar?

-Así es ella –contestaba Meiling- la verdad es que Shaoran estaba demorándose en terminar su relación con ella, lo que dijo es cierto, él no la amaba y ella sólo buscaba un beneficio de cualquier clase al estar con él.

-Eso que dijo… se refería a Sakura ¿cierto? –dijo Eriol serio mirando las calles por donde manejaba.

-…Sí –dijo Meiling muy suave- esa es la única vez en donde he visto a Shaoran enamorado –viendo la cara de Eriol; que se veía algo triste- lo siento.

-No hay problema –dijo mirádola y sonriendole- la verdad es que Sakura ha sido igual; nunca me ha dicho que me ama, aunque yo tampoco la amo, la aprecio y mucho, pero no la amo… ¿será imposible que me pueda enamorar o que alguien me ame de verdad? –pensaba el chico inglés.

Llegaron a la casa Daidouji y Meiling se bajó del auto y Sasuke la acompañó a la puerta.

-Fue muy fuerte lo que le pasó a tu primo, y al primer día de estar en Japón –decía Sasuke e intentó sonreír.

-Si la verdad es que me parece muy mal, espero que esté bien –dijo ella mirando a lo lejos- ¡Yo sé que está bien! –y ahí sonrió ampliamente.

-Bueno yo la pasé muy bien contigo… me gustó hablar contigo –dijo él mirando a otro lado como si no estuviera diciendo lo que decía.

-A mi también –lo miró fijamente- tal vez mi primo tuvo una mala noche, pero yo conocí gente muy interesante.

-Si, a mi me encantó conocerte –y se acerco un poco a ella, y ambos comenzaron a inclinarse un poco hacía el otro.

-SASUKE ME QUIERO IR, NAKURU SE QUEDÓ DORMIDA, ¡PÍDELE EL TELÉFONO YA!!! –le gritó Itachi.

Sasuke y Meiling se separaron rápido con el grito y se sonrojaron, el chico se dio vuelta para darle una mirada asesina a su hermano, ya se vengaría.

-Dísculpalo, es idiota de nacimiento –le dijo para aligerar el ambiente.

-Jajaja ya te creo… bueno… -dijo la chica esperando que él le pidiera el teléfono, o una cita o cualquier cosa, pero el chico no parecía querer hacerlo- creo que me entraré ya.

-Emm… ¿te gustaría salir conmigo mañana? –le dijo el chico.

-Si claro, ¿pasas a recogerme a las 3? –contestó sonriendo de oreja a oreja.

-Si, a las 3 es perfecto. Adiós.

-Adios –y bajó un escalón y le dio un beso en la mejilla, luego subió y abrió la puerta y entró rápido.

Sasuke regresó al auto con una sonrisa y lo primero que dijo gritando fue- MUCHACHOS TENGO UNA CITA CON UNA ADORABLE CHICA CHINA –despertando a Nakuru, ahí estaba su venganza.

El auto comenzó a andar con Itachi regañando a su hermano de haber despertado a su novia.

-----

-¿Estás bien? –le preguntó Sakura, luego de salir del bar.

-Si y no –respondió Shaoran sin mirarla.

-¿Por qué? –y pensando que era una pregunta tonta- quiero decir, sé que romper con alguien es duro, más de la manera en que pasó todo, lo que no te entiendo es por qué si y no –explicándose.

-No me preocupa la manera en que termine con Eita Sakura, honestamente me siento aliviado de que eso haya acabado –le dijo- es solo que creo que hice el ridículo.

-¿Por qué? No tenías porque permitir que ella te fuera infiel en tus narices, está bien que te hubieras defendido.

-Si, si, pero no es por eso, te repito que no me preocupa lo que pasó con Eita, es más las reacciones que eso cause –dijo caminando sin rumbo alguno.

-No te comprendo Shaoran –le dijo confundida.

-Pues que no me gusta la manera en que quedé frente a los demás, deben pensar que soy un tonto –viendo que seguía confundida continuó- pues porque ella me hizo quedar mal, no es mentira que no era la primera vez, por eso agradezco que mi madre no está aquí para verla, la vez pasada fue enfrente a mi familia… mi madre me reprocho que estuviera con ella, si lo único que hace es avergonzarme, pero es que no sé por qué seguía con ella… tal vez no quería estar solo.

-¿En serio es eso? –le preguntó la chica.

-Si. –La miró- Tal vez te parece un poco egoísta o superficial, pero en mi familia la apariencia lo es todo, y hoy Eita me hizo parecer un pelmazo.

-¡Claro que no! –Le contesto animada- ¿cómo puedes decir eso? Te defendiste, no dejaste que ella siguiera jugando contigo, eso te hace ver fuerte ante los demás.

-¿En serio lo crees? No crees que soy un idiota por dejar que esto pasara –le dijo dejando de caminar y mirándola fijamente.

-¡Claro que sí Shaoran! –le dijo mirándolo y sonriéndole.

-¿No piensas que lo que hice estuvo mal? –preguntó Shaoran y viéndola negar con la cabeza siguió- ¿Y no te pareció que fui my duro con ella?

-La verdad no –le dijo seria- ¡ella te estaba engañando Shaoran! Se lo merecía –bajando la mirada.

-¿Qué te pasa? ¿Por qué te pones así? –le dijo al ver que ella comenzó a llorar.

-Porque la tonta soy yo, yo no hice lo que debía, ya sé que no lo amo pero no hice que me respetara –le dijo llorando.

-¿Qué? ¿Quién? ¿Quién te hizo daño Sakura? Dime –alarmado al verla llorar.

-Eriol… -le dijo pasito.

-¡Eriol!!!! ¿Qué te hizo?, dime Sakura ¡dime! –ofuscado.

-Él me hizo lo mismo que Eita, solo que yo no le puse en su lugar –le respondió llorando.

-Pero… me estás diciendo que ¿él te engaño? ¿A ti? –preguntó confundido.

-Si un día fui a su oficina y estaba besando a su secretaria, yo quedé en shock, y lo que él hizo fue pedirme perdón y jurar que nunca más iba a volver a pasar, luego despidió a la chica… pero yo nunca le reclame, quede pasmada ahí frente a él mientras se disculpaba y luego todo volvió a ser igual –le dijo mirando el piso, pues sentía vergüenza.

-¿Él te engañó? ¿Cómo es que alguien puede engañarte a ti? Si tú eres perfecta –dijo más para él que para ella- y ¿no le reclamaste? –ahí si mirándola.

-No –dijo mirándolo y con los ojos llorosos.

-¿Lo ha vuelto a hacer? –preguntó el chico.

-No –le contestó Sakura.

-Yo creo que no le reclamaste porque no sabías como reaccionar ante algo así, ustedes dijeron que Eriol es tu primer novio, que los chicos no llegaban a pasar a tu hermano, por eso él era el primero, fue solo eso Sakura, no sabías que hacer, pero aún así lo hiciste bien porque él nunca te volvió a traicionar, sin decirle nada te defendiste y él ahora te respeta Sakura, ¡en verdad eres efectiva! –le dijo tratando de animarla.

-Tienes razón –tratando de sonreír. Luego comenzó a temblar.

-Está haciendo mucho frio, tomemos un taxi y vamos a casa –le dijo pasándole su chaqueta- pero no recuerdo dónde vive Daidouji.

-No te preocupes yo te llevo –parando un taxi y subiéndose a él- creo que no habrá problema de que me quede en su casa.

Shaoran subió al auto y tomaron rumbo a la casa Daidouji.

----Continuará:


Notas de la autora:
Espero hayan disfrutado el capi, acabo de subir un nuevo fic, se llama Halo y es de Sakura y Shaoran espero les guste.
Volver arriba Ir abajo
daracanela
En busca de una Pluma
En busca de una Pluma
avatar

Femenino

Cantidad de envíos : 16

Edad : 30

Localización : Bogota



Puntos31449


MensajeTema: Re: Inesperado para Mí   24.01.10 1:03

Capítulo 5: La cita de
Meiling

A la mañana siguiente Sonomi Daidoji estaba muy sorprendida de ver a Sakura en su casa pero no a su hija Tomoyo, más porque ella le dijo que se quedaría en casa de Sakura, pero la hija de Fujitaka le había dicho que ella se sintió mal en el pub y que se fue más temprano a su casa, y que como Li no sabía llegar a casa de Tomoyo ella decidió acompañarlo y ya por la hora no había podido devolverse a su casa sola, y aunque Sonomi confiaba mucho en Sakura, una pequeña parte de ella le decía que tal vez su hija estaba con el bruto del hermano de la chica, Touya Kinomoto. En realidad no confiaba en ese hombre, era igual que su padre aprovechándose de niñitas, pero tenía que admitir que hacía feliz a su hija, y eso era lo importante.

Estaban esperando a la chica Li para desayunar, a Sonomi le pareció extraño que Li le dijera que su novia no bajaría, pero seguramente estaban disgustados, ¡ah lo que era ser joven!, pero bueno al fin bajo Meiling y pudieron dar inicio al desayuno en donde pregunto por la celebración de la noche anterior.

Al terminar Shaoran le dijo a Sakura que si quería caminar un poco por el jardín de la casa y ella acepto sonriente, la señora Daidoji y Meiling se quedaron hablando un poco más en la mesa al aire libre donde todos se habían reunido.

-No… eh –dudo Shaoran.

-¿Dime? –Le dijo Sakura- ¿qué pasa, que me quieres… preguntar?

-No nada, es solo que… no puedo creer lo que me contaste de Eriol, es decir no puedo creer que alguien te pueda engañar a ti, eres… perfecta –y se sonrojó- es decir no lo entiendo –y puso la vista al frente pues sabía que estaba tan rojo como un tomate.

-Bueno, tal vez haya algo a su favor que no sabes –le dijo y Shaoran volteó la mirada curioso- Eriol nunca ha tenido una novia, ha tenido muchas, -sonrió porque pensó que no estaba teniendo ningún sentido- es decir nunca había estado en una relación estable, monógama; por eso dude mucho en decirleque si, pero él me prometió que me respetaría, creo que al principio fue difícil para él, por eso lo hizo, pero fue sólo esa vez, nunca más lo volvió a hacer.

-Comprendo –mirando de nuevo al frente- así que era nuevo para él.

-Si supongo que fue difícil –también mirando el camino- para él, quiero decir, porque yo no me he fijado en ningún otro chico.

-Solo él y yo ¿eh? –Sonrió a manera de mueca- siempre supe que sentía algo por ti.

-Jajaja –no pudo evitar reír- la verdad no lo creo, así como te dije estábamos solos, y creo que eso hizo que los dos nos acercáramos un poco y dijéramos ¿por qué no?, aunque creo que no ganamos ni perdimos mucho.

-…pero yo quisiera… -tenía algo de vergüenza de exponerse, además le estaba quitando la novia a un amigo ¡Dios! era ruin, pero la verdad quería estar con Sakura, al verla de nuevo supo cuanto la extrañaba y el hablar con ella era tan sencillo y entretenido, se dio cuenta que tenía sentimientos por ella que no habían desaparecido y que quería recuperar y evolucionar, así que se resolvió a decirlo sin hesitación- quisiera salir contigo. Creo que podemos darnos una oportunidad, y ya que no sientes nada por él, es decir románticamente, porque entiendo que lo quieres mucho como amigo y lo estimas como persona, pero la verdad creo que tú y yo deberíamos darnos una oportunidad.

Sakura estaba un poco anonadada, cada vez que quiso refutar él siguió hablando y decía exactamente lo que ella pensaba, nunca le había pasado eso. La verdad ella también lo quería, y aún recordaba los besos del día anterior, nunca se había sentido de esa manera, la emoción, el sentimiento, la ternura, todo expresados en un beso, así que le dijo- Yo también quiero que nos demos una oportunidad, creo que ayer acordamos eso –sonrió y le tomó la mano- y ya que tu lo cumpliste lo más correcto de mi parte es cumplir también mi palabra.

-No, no te quiero presionar, la verdad las cosas con Eita no iban a ninguna parte, no te preocupes por eso –le dijo mirándola.

-No es por presión es porque quiero –y le sonrió ampliamente y subiendo sus manos juntas le dijo- quiero estar contigo.

-¿POR ESO ME DEJASTE? ¿POR ESTAR CON ÉSTA MOSQUITA MUERTA? –grito Eita tan fuerte que Meiling y Sonomi escucharon al otro lado del jardín y corrieron para saber qué era lo que estaba pasando.

-¡MALDITO! ¡Y TU ERES UNA ZORRA! ÉL ES MI NOVIO –seguía gritando y estaba como a tres metros de distancia, pero irradiaba peligro.

-Sabía que era una loca –pensó Meiling mientras se acercaba a donde estaban Sakura y Shaoran.

-NO PUEDO CREER QUE ME DEJES POR ÉSTA –seguía Eita ahora si cerca de ellos- ¿EN QUÉ ESTABAS PENSANDO SHAORAN?, ELLA NO ME LLEGA NI A LOS TALONES, ¡MIRALA!

Ahí Sakura se sintió mal, Meiling por un segundo creyó que Shaoran no iba a defender a la chica japonesa e iba a intervenir cuando su primo hablo.

-¿Cómo te atreves?… por supuesto que no te llega a los talones, porque está tan arriba que ni siquiera los puedes ver –dijo Shaoran furioso y volviéndose hacía donde estaba Eita para mirarla fijamente- ¿cómo es que vienes a hacer un escándalo en una casa que no conoces, donde somos unos invitados? ¿Qué acaso no entendiste lo que te dije ayer o estabas muy borracha para hacerlo?

-Shaoran yo entiendo que ayer estabas ofuscado por lo que viste y sí tienes razón estaba un poco pasada de copas –le dijo tomándole un brazo y tratando de sonar tierna. Él se soltó rápidamente y luego se apartó.

-No, no estabas tomada y no te quieras pasar por inconsciente, esto se acabó Eita. Y tú lo sabías, nuestra relación no iba para ninguna parte –le dijo serio.

-¡Es tu culpa maldita zorra! –le dijo a Sakura y se le lanzó encima para pelearse con ella. Sakura estaba sorprendida y no reaccionó inmediatamente, pero luego se dio cuenta que le estaba halando la ropa y retrocedió. Shaoran tomo a Eita por los brazos antes de que siguiera atacando a Sakura y le dijo.

-Ella no tuvo nada que ver –haciendo fuerza, pues sentía que se soltaría- aún si no hubiera venido a Japón habríamos terminado. Tú dijiste que querías venir para conocer el país y para buscar ofertas de trabajo, por eso acepté que vinieras pero no porque en realidad pensara que ibas pasar todo el tiempo a mi lado, yo sabía y quería que termináramos, y tú también, por qué más estarías besando a ese chico anoche.

-Fue un error mi amor, fue un error, ¡tienes que entender! –en tono suplicante.

-Entiendo que se acabó, ya no te aguanto, lo único que haces es molestarme o hacerme quedar mal, ya me harté, me cansé de estar contigo, de tenerte a mi lado –silenció- por favor haz tus maletas y marcharchate, ya te aparte un vuelo a Hong Kong a las 10am, o si prefieres quédate aquí, pero lejos de mi.

Eita no sabía que decir, ¿en serio se había acabado?, ¿todo había terminado? No lo podía creer, ya nada sacaría peleándose con esa estúpida japonesa, ahora entendía que Shaoran no la quería, que no lo tenía en la palma de su mano como creía. Bien ya se había humillado bastante, lo que le quedaba era irse con lo poco de dignidad que le quedaba de esa casa. Así que luego de que Shaoran la soltara silenciosamente se fue a su cuarto, hizo sus maletas y se dirigió al aeropuerto.

----

-No entiendo por qué esa mujer atacó a Sakura –preguntó Meiling a solas a su primo luego de que ya sabían que Eita había dejado Japón.

-Pues… supongo que pensó que tal vez entre nosotros pasaba algo –dijo tratando de sonar tranquilo y casual en un sillón en el cuarto que ocupaba en la mansión Daidoji.

-Ah –contesto y recordando a la pareja tomada de la mano la noche anterior le dijo- seguramente los vio tomados de la mano anoche. Verdaderamente Shaoran para engañar tienes que ser discreto, porque el chiste es que no se enteren.

-¿Engañar?

-Sí, ¿no es eso lo que estaban haciendo ustedes dos anoche? –le dijo dándole una mirada dura, pues no estuvo bien lo que hizo con Sakura anoche, aunque no sabía nada de los besos suponía que algo había pasado, ni siquiera una persona como Eita se merecía eso –Ni siquiera la insufrible de Eita se merece eso.

-No Meiling, nosotros no quisimos engañar a nadie –trató de defenderse- yo vi que Sakura salió sola del lugar y la seguí, luego comenzamos a hablar y nos dimos cuenta que en realidad no éramos felices con quien estábamos –obviando los besos que se dieron- yo no tomé su mano… -lo pensó un segundo- y si lo hice fue sin intención, no me di cuenta que estábamos tomados de las manos. –Paro por un segundo- ¡pero la verdad es que quiero que Sakura sea mi novia!

-¡¿En serio?! –le preguntó emocionada, y cuando lo vio asentir sonrió- ¡SÍ!, Shaoran ahí si no te equivocas, Sakura es perfecta para ti, es tan dulce y amable, y se nota que legustas, sólo hay que ver cómo se sonroja ¡jajaja!

-¿En serio crees que hice bien? –Dudando- no por Eita, la verdad yo sabía que eso no iba a durar, sino por Sakura, yo siento… que quiero estar con ella pero no sé si sea lo correcto –dudando por primera vez- aunque cuando estoy con ella, me siento… tranquilo, oportuno, feliz, ¡con ella me siento feliz Meiling! Por eso creo que es lo correcto, y no me importa lo que digas quiero estar con Sakura.

-Pero si yo… -dijo mientras Shaoran se paraba y salía del cuarto- yo estaba de acuerdo con que estén juntos…

-----

-Hoy voy a hablar con Eriol –le decía Sakura a Shaoran en uno de los jardines de la casa Daidoji- la verdad creo que no es justo con él seguir con una relación que no va a ningún lado –y agachándose a detallar una flor- especialmente si me gusta alguien más.

Shaoran tenía una sonrisa en el rostro algo tonta, pero estaba muy feliz, cuando Sakura volvió a erguirse el hizo que se volteara para quedar en frente suyo y le dijo- Gracias.

-¿Por qué me das las gracias? –algo extrañada del gesto.

-Por querer darme una oportunidad ¡no te vas a arrepentir!

----

-¿Así que a dónde me llevas? –le preguntó Meiling al chico de cabello azulado.

-Es una sorpresa –le contestó y luego se le ocurrió algo pero Meiling lo interrumpió.

-Anda dime algo ¿si? –rogaba la chica china.

Sonrió malvado, bueno esto era una cita, su objetivo era divertirse y si en realidad quería sorprender a Meiling pues qué más daba, así la despistaría- Bueno, no te voy a decir todo, pero espero que te gusten las películas húngaras, porque yo soy un gran fan del cine de calidad y el húngaro últimamente es quien tiene mi atención.

-¿Cine? ¿Y más cine arte? Dios es que este chico no ha tenido citas o qué, el chiste es hablar conocerse. ¡Ay no! Debe ser una de esas películas dónde uno no entiende nada, cuenta cosas o aburridas o ilógicas… ay no puede ser, creí que Sasuke era divertido pero resulta que es un aburrido de primera… -pensaba Meiling mientras tenía un arremedo de sonrisa en el rostro y miraba a Sasuke.

Manejaron por un tiempo y luego se dio cuenta que no estaban yendo al centro de la ciudad sino a las afueras… tal vez es un cinema al aire libre, o de autos, bueno eso es mejor –pensaba Meiling mientras se preparaba psicológicamente para el fiasco de película que iban a ver.

Al fin llegaron, Meiling estaba sorprendida de lo alto que estaban, les había tomado prácticamente una hora llegar al “cine”, pero bueno a hacer la mejor cara que pudiera porque Sasuke Uchiha en verdad le gustaba. Él la tomó de la mano y la dirigió por un pequeño caminito hasta un pequeño lugar verde rodeado de arbustos de flores, era una especie de U el lugar donde estaban, y en el centro estaba preparado un pequeño picnic sobre un mantel de cuadros azules. Meiling estaba muy sorprendida, su cara lo decía todo y Sasuke se sintió satisfecho de haber logrado despistar y sorprender a la chica.

-Esto está hermoso –le dijo Meiling- ¿y la película? –preguntó aún inocente de que había sido una distracción.

-Más tarde será –sonrío- y bueno ¿qué te parece si nos sentamos mientras?

-Claro.

Meiling estaba más que feliz, ese chico era un sueño, estudiante de derecho, como Eriol según le contó, su hermano un creativo innato siempre estaba creando historias de mundos distintos, y le iba muy bien, hablaba muy bien de Nakuru, se nota que se llevaban bien. Le contó de su estadía en Japón, rieron, hablaron, bromearon, llegaron a conectarse muy bien. Ella también le contó de su familia, que era hija única, que alguna vez estuvo enamorada de Shaoran cuando era niña, que su familia a veces era insufrible por el tema de conseguir esposo, pues aunque vivieran en el siglo XXI costumbres son costumbres, y la familia Li era una de las más antiguas de China, así que se enorgullecían de apegarse a las reglas e ideales que tenían.

-Pues a mí no me molestaría ayudarte para que te los quites de tu espalda –le dijo Sasuke.

-¿Con qué? –confundida.

-Pues a mí no me molestaría conocer a tu familia, pues obvio no estoy diciendo que me quiero casar contigo –oops error- no que no quiera sino que no ahora, pero tal vez si tu familia viera un prospecto tal vez dejarían de presionarte.

-Y tú eres el prospecto perfecto –en tono sarcástico.

-Perfecto para ti –le dijo coqueto.

Meiling se sonrojó, en realidad eso no le sucedía seguido, ella era del tipo de chicas extrovertidas no tímidas como Sakura, que cuando notaba que alguien sentía algo por ella era una cereza todo el día. Pero éste chico la hacía sentir diferente, era la tercera vez que se sonrojaba. Se puso nerviosa, algo anormal en ella, ¿qué le hacía ese chico para ponerla así? La cambiaba en un dos por tres. Se sintió un poco intimidada.

-Ya oscureció; creo que debemos regresar ya –un tanto acelerada, ese chico la asustaba y no por él sino por lo que él hacía en ella.

-¿Pero si no hemos visto la película? –le contestó en tono de niño chiquito.

-¿Cuál película? –intentando recordar, y los dos dijeron al tiempo ya que ella lo recordó- la película húngara –sonrieron, bueno al menos en una película no se iba a sentir nerviosa, aunque tal vez no entendiera nada- bueno, vamos.

Sasuke le tomó la mano y la llevó al borde de los arbustos pero antes de que diera un paso más decidió taparle los ojos alegando que la primera imagen era la más importante y que ella debía obtener la experiencia completa.

Al fin dieron unos cuantos pasos más y se detuvieron, no se oía nada lo que le pareció raro a Meiling, pero luego creyó que iba a ser una película muda aún peor se decía a sí misma, y al final Sasuke quitó las manos de sus ojos y dejó que ella apreciara la vista.

No había ningún telón o algo parecido, Sasuke la había llevado a un mirador, y era hermoso, las luces alumbraban la ciudad, parecían estrellitas de colores, acompañadas por el fondo algo azul oscuro de la ciudad y azul-morado del cielo, estaba asombrada del paisaje.

-Sasuke… es hermoso –le dijo sin mirarlo, aún con la mirada fija en el panorama.

-¿En serio te gusta? –la chica solo asintió- pues encontré este lugar un día que estuve pedido en la ciudad –ahí Meiling lo miró y él dio un paso para acercarse más a ella- estaba buscando una dirección y alguien me dijo que lo mejor era tomar ésta ruta, supongo que en un punto perdí un desvío o algo porque terminé aquí, y la nomenclatura de la dirección es muy distinta, como ya era tarde en vez de acelerarme me quedé aquí para disfrutar del paisaje.

-Pues es hermoso, que bien que lo encontraste, supongo que también te ayudó a relajarte.

-La verdad si, además que no escuchas nada, estás aquí contemplándolo todo… creo que la vista y el silencio te aclaran la mente.

-Sí creo que tienes razón –y sintió que él rozaba su espalda, así que se dio la vuelta- gracias.

-¿De qué?

-Por traerme a este hermoso lugar –y le sonrió ampliamente.

-Entonces gracias a ti también –le dijo y suavemente la tomó de los brazos.

-¿Por qué? –dijo suave, estaba un poco alelada, la vista, el lugar, el chico tan atractivo que estaba frente suyo tocando sus brazos, su corazón se aceleró.

-Por acompañarme a este lugar, siempre vengo solo y quería compartirlo con alguien especial.

¿Yo soy especial? Pensó pero cuando iba a decir algo Sasuke se acercó completamente y la beso, fue un beso tierno, muy suave, luego se separó rápido.

-Lo siento –preocupado de haber sido imprudente- no quise… es sólo que te ves tan linda y yo no me pude –hablaba demasiado rápido, pero Meiling lo cayó cuando fue ella quien lo beso, lento al principio, luego pasó su mano por su nuca y se acercó más a él. Sasuke estaba sorprendido de lo bien que se sentía besar a esa chica, así que la tomó de la cintura, y comenzó a disfrutar del beso sin preocupaciones.

Meiling sintió como el exploraba su boca con su lengua y no pudo evitar soltar un suspiro que sólo le dio más animo al chico para besarla.

Así estuvieron por un rato hasta que el celular de Meiling sonó, y se separaron, la verdad estaban molestos, ambos, con quien quiera que estuviera al otro lado de la línea, Meiling hizo una mueca de medio sonrisa y contestó.

-¿Quién es? –en tono duro.

-Meiling soy yo, Tomoyo, es que antes de que ustedes llegaran Eriol había planeado un viaje a su casa en la playa este fin de semana y quería saber si quieres ir, Sakura está convenciendo a Shaoran.

Meiling nada dijo Sakura está convenciendo a Shaoran, pero luego no iba a terminar su relación con el inglés… -pensó la chica de ojos rojos.

-Meiling… ¿Meiling estás ahí?

-Sí, si aquí estoy… bueno pues si todos van creo que yo también voy.

-Perfecto, sólo faltan por confirmar Nakuru y el hermano de Itachi… Sasuke, bueno luego nos vemos en casa para los detalles.

-¿Quién era? –Le preguntó Sasuke.

-Tomoyo, es que Eriol está organizando un viaje a su casa de playa este fin de semana –le dijo aún pensando en su primo y la chica de ojos verdes.

-Ah, sí me había dicho, ¿vas a ir? –le dijo y la volvió a tomar de los brazos.

-Sí, ¿por? ¿No me digas que no piensas ir? –alterándose.

-Sí, claro que sí, lo que pasa es que yo la verdad no conozco bien a tus otros amigos, y estaba dudando en ir, pero si tu vas, por supuesto que voy –y le sonrió, luego le dio un tierno eso en los labios- creo que ya es hora de irnos.

Otra vez alelada le contestó- Sí claro –y se dirigieron a la casa Daidoji.

Cuando se bajaron y estaban frente a la puerta de la mansión Meiling se volteó para decirle.

-Gracias por todo, en realidad la pasé muy bien.

-Esa es la idea –con tono de suficiencia, sólo por bromear- ¿es muy apresurado si te pido que nos veamos mañana?

-Para nada, a mi no me gusta eso de tener que esperar dos días para una próxima cita –volteado los ojos ante algunas reglas creadas por la cultura- ¡Ya se! Nos vemos mañana pero ahora YO decido el lugar.

-Perfecto –le dijo, y se acercó y la volvió a besar- nos vemos mañana entonces.

----

-No entiendo ¿cómo es que van a ir al viaje a la casa de playa de Eriol si Sakura va a terminar con él? –Le dijo Meiling alterada a su primo- o ¿es que piensa quedarse con los dos?

-N… -iba a decir Shaoran.

-No lo puedo creer de Kinomoto, tan linda que se ve, ¡y tú! –Señalándolo con su dedo índice- ¿cómo te prestas para un juego así? Yo entiendo que ella te gusta, ¿pero tanto como para permitir que esté con otro al tiempo? –y pensaba continuar pero Shaoran la tomo por los hombros y la miró fijamente.

-No Meiling, las cosas no son así –al fin la cayó su primo- Sakura fue hoy a la oficina de Eriol a terminar con él, pero él comenzó a hablarle del viaje, que ya habían planeado hace algún tiempo según entiendo, y no la dejó hablar a ella, sólo hizo llamadas, a Tomoyo o algunas personas para terminar los detalles, y al final le dijo que tenía que irse y no permitió ni siquiera que ella le dijera que no pensaba ir al viaje.

-¿No la dejó hablar?... ¿Sakura no va a ir al viaje? ¿Tú tampoco? –Le preguntó sorprendida.

-Pues no pensábamos ir, pero Daidoji convenció a Sakura, ella le contó todo a Daidoji, y su amiga le dijo que lo mejor era ser sincera con Eriol, y que cuanto antes mejor, así que aceptamos ir, pero entre Sakura y yo no ha pasado nada y novamos a estar juntos hasta que termine su relación con Eriol, eso sería desleal con él.

-Me parece muy bien. Tomoyo tiene razón él merece la verdad, y pues que mal que no la quiso escuchar hoy, pero la tendrá que saber. –Luego salió del cuarto de su primo, y mientras se dirigía al suyo pensaba ¿Eriol no dejó hablar a Sakura? ¿Qué raro?... ¿será que presiente algo?

----Continuará:


Notas de la autora: Bueno aquí está el capi 5, ya adentrándome un poco más en la vida de los protagonistas. Puse la escena de Eita porque en algún momento ella se iba a encontrar con Shaoran y era también para darle final a esa relación, pues en un principio pensaba regresarla pero ya decidí que no. Bueno y espero que les guste la cita de Meiling con Sasuke y ahora le toca a ella asombrarlo jijijij. Y se viene un viaje en donde los protagonistas van a comenzar a interactuar, a ver qué pasa….

Bueno espero les haya gustado el capi, ya saben lo bueno, lo malo y lo feo lo pueden decir dejando un review.
Volver arriba Ir abajo
daracanela
En busca de una Pluma
En busca de una Pluma
avatar

Femenino

Cantidad de envíos : 16

Edad : 30

Localización : Bogota



Puntos31449


MensajeTema: Re: Inesperado para Mí   06.02.10 0:24

Capítulo 6: Los preparativos

-¿El centro comercial…? –preguntó Sasuke sin nada de emoción.

-Pero no lo digas así, en el centro comercial encuentras de todo –le contestó Meiling sonriendo.

-Lo que tú digas –aún sin ganas.

-Exacto –le dijo se acercó y lo beso, luego lo tomó de la mano y lo haló hacía el lugar.

Lo primero que hicieron fue ir a tiendas de zapatos, Meiling se probaba de a 10-20 pares en cada lugar, mientras que Sasuke sólo compró un par que le gustó, y fue muy rápido, los vio, pidió su talla, se los probó y los compró. Así, sin nada de vacilaciones, Meiling elegía muchos pares, y terminaba comprando 3-5 pares en cada lugar.

-¿para qué necesita tantos zapatos? –se preguntaba mentalmente Sasuke mientras sonreía dando su afirmación al último par probado por la china.

-Bueno esto es mejor –de decía a sí mismo, cuando fueron a comprar ropa para clima cálido, blusitas y shorts- definitivamente mejor que zapatos –y luego la sonrisa fingida, definitivamente no era de su gusto ir de compras.

-Jajaja no puedo creer que aún sonría, si fuera Shaoran se abría ido en la segunda tienda de zapatos, ay lo siento pero ese es mi orden de compra, zapatos, ropa y ropa interior, aunque ahora la variación es que son vestidos de baño –pensaba Meiling mientras le daba otro paquete a Sasuke para que cargara cuando pasaron por una tienda de discos- no puedo creerlo ya salió el nuevo disco de Temary Nara, lo tengo que comprar- y entró al lugar.

-¿A dónde…? –le salió una gótica en la frente al darse cuenta que no lo había escuchado, o simplemente no le había puesto atención, definitivamente Meiling lo había engañado, la cita al centro comercial si fue una sorpresa, pero no en el buen sentido, estaba aburridísimo. A lo lejos vio un chico de cabello rubio acompañado de una chica más pequeña de cabello azul.

-¿Naruto? –Pensó- ¡Naruto! –gritó para que el chico escuchara.

-¿Ah? –volteó el chico rubio buscando la fuente de la voz que lo llamaba.

-Es Sasuke, mira amor es por allá –le contestó su novia, y de ambos lugares se acercaron para poder saludarse.

-Amigo ¿qué haces por acá? –le preguntó Sasuke soltando algunos paquetes y dándole un abrazo.

-Pues acompañando a Hinata a una reunión familiar –señalando a la chica a su lado- Neiji el primo de Hinata, ¿lo recuerdas? Se casa, y la ceremonia se va a realizar aquí en Tokio.

-¿En serio? ¿Neiji? ¿Quién lo diría? Jamás lo vi como el tipo “casarse”, más un casanova –y luego se dio cuenta de lo que dijo y se sonrojó un poco, miró a Hinata y le dijo- no por malo, pero parecía que nunca iba a sentar cabeza.

-No te preocupes, a todos nos tomó por sorpresa, mi padre hasta le preguntó y había algo más, tú sabes que tal vez la chica esté embarazada, pero no, la verdad es que está realmente enamorado de Ten Ten. –Y miró a Naruto significativamente y se apretó un poco más a su brazo.

-Jajaja sí, yo también me extrañé, y lo peor es que ahora el bichito del matrimonio le picó a otros –y volteo los ojos señalando a Hinata- pero algunos no nos hemos dejado picar jajaja –se rió fuertemente.

-No estarás hablando de mi ¿verdad Naruto Uzumaki? –apretándole el brazo.

-No. No amor ¿cómo crees? –Le dijo haciendo carita tierna e intentando soltar su brazo en peligro- ¿Y tú qué haces por aquí amigo?

-Pues estoy en una cita –le contestó Sasuke- pero más bien parezco el botones, todos los paquetes me los da a mí.

-Pero es que para eso son ustedes, no crean que es de lo más divertido ver sus malas caras, pero es que nosotras no podemos cargar todo lo que compramos, necesitamos ayuda –le dijo Hinata.

-Si ya me di cuenta, aún así no es que estemos saliendo formalmente, apenas ayer tuvimos la primera cita… -dijo desganado.

-Uy no entonces la chica si se está pasando –le dijo Naruto y mientras se reía se rascaba la cabeza, sintiendo pena por su amigo- La primera vez que Hinata me llevó de compras con ella fue a los 3 meses de estar saliendo.

-Eso fue porque tenía miedo de que te aburrieras, o pensaras que era una loca compradora y te fueras –le dijo volteando la cara.

-Eres una loca compradora –contestó su novio.

-Lo somos todas las mujeres –se defendió.

-Eso te lo creo –dijo Sasuke-. Ésta chica se prueba 30 cosas en cada tienda, y termina comprando la mitad en ropa, y en zapatos salimos con 3 pares de cada tienda. ¡Es una loca compradora!

-¿Zapatos? –Le preguntó Naruto- ¿Te llevó a comprar zapatos en su cita? ¿Su segunda cita? Jajajajaja, la chica se está aprovechando, Hinata y creo que la mayoría de chicas te llevan a que las veas con vestidos y les ayudes a elegir los que mejor le quedan, ¡parece que si eres el empleado de tú chica! Jajaja.

-Si ya lo sé. Y lo peor es que ella no es como tú Hinata, a ella no le da miedo que yo piense que es una loca compradora y salga corriendo, creo que más bien quiere hacérmelo saber de una vez.

-Bueno… tal vez quiere ser sincera contigo primero… eso debe ser –decía Hinata, como excusando a la chica.

-No, no creo, creo que olvido su mayordomo y te encontró a ti Jajajajaja –se burlaba Naruto.

-… creo que tienes razón, falta que se encuentre con sus amigas y todas me hagan cargarles los paquetes –resignado y asustándose al mismo tiempo.

-No creo Sasuke… imposible que te haga eso en su segunda cita –le dijo- sería una abusiva y se olvidaría de Sasuke, porque no creo que él se aguantara algo así- pensó-. Bueno creo que te dejamos Sasuke, porque tenemos que ir a la tienda de vestidos de boda, tenemos que probarnos todos los vestidos, porque a Ten Ten le dio por hacer su boda por sesiones, pre, durante y post, así que tenemos que asegurarnos de que los vestidos y trajes sean los correctos y nos queden perfectos.

-Si claro entiendo. ¡Hey pero si están aquí en Tokio deberíamos reunirnos un día! –les dijo.

-Claro, mira mi teléfono es… -le dio el teléfono y luego se fueron a la tienda de vestidos, donde iban a probarse sus trajes.

-¿Quiénes eran ellos? –le preguntó Meiling asustando al chico.

-Unos… unos amigos –calmándose- me los encontré por acá de casualidad, están probándose unos trajes de bo… -no con lo loca compradora que es fijo se va a ver vestidos de boda. Pensó mientras veía la cara expectante de Meiling- bo..bo…nitos, si eso dijeron, ¿qué raro no? Trajes bonitos, jajaja –disimulando.

-Sí que raro. ¡Qué pena contigo haberte dejado solo!, pero es que vi el nuevo CD de una artista que me gusta y entré a comprarlo.

-No te preocupes.

-Mira sé que no te has divertido tanto como quisieras, pero es que no traje ropa para vacaciones, y pues tenía que comprarla, pero bueno ahora si vamos a una sección que creo que te va a gustar y fue por lo que te traje conmigo hoy.

-¿Cómo no fue para cargarle los paquetes que me trajo? –Pensó mientras Meiling lo dirigía por distintos corredores- para ser extranjera conoce muy bien el centro comercial, tal vez ya sabe cómo los organizan jajaja –se decía y reía en su mente.

-Bien aquí es… taraaaa –le dijo Meiling mostrándole el lugar.

-Una tienda de vestidos de baño…genial…-pensó sin emoción alguna, hasta que le llegó la idea a la mente- ¡UNA TIENDA DE VESTIDOS DE BAÑO, GENIAL!

-¿No quieres entrar? –preguntó Meiling al ver que no entraba a la tienda.

-Sí, si claro que si, vamos.

Ahora si Sasuke se veía con una sonrisa de oreja a oreja mientras Meiling se cambiaba de bikinis y se los mostraba y se los modelaba un poco, caminado por una pequeña pasarela que tenía el lugar para que la gente se viera en el espejo.

-¿Qué te parece éste? –la chica tenía un bikini de amarrar a los lado y en cuello, las tiritas eran blancas y el bikini negro y en el centro de las dos piezas tenía moñitos, el brasier era de triángulo y la parte inferior era una tanga que le ajustaba muy bien.

Dios mío! Meling se ve… está demasiado... –pensó y dijo –Buenísima… es decir: Si ese me gusta.

-Pero Sasuke todos te gustan, no me has ayudado a decirme por ninguno. –Haciéndose la inocente, pero esa era la idea del lugar de la cita, dejarlo sin palabras, y que viera como se veía con vestido de baño-. Yo creo que me voy a probar uno enterizo a ver qué tal se me ve, a ver si te gusta –y bajó de la pasarelita y buscó entre los vestidos uno enterizo y lo llevó al probador. Luego salió con un vestido negro enterizo, con escote que le llegaba hasta más abajo del ombligo, pero con una argolla dorada en el busto para que no se le saliera o viera nada de más y por detrás era de espalda descubierta -¿Entonces…qué te parece?, ¿cómo me veo?

-Como una diosa, esas piernas llegan a la gloria, definitivamente esta chica es preciosa- Te ajusta muy bien –si eso que no se note que me encanta- te ves bien Meiling.

-¿Bien? No pero si me veo bien, no lo llevo, que tal lo que quiero es verme muy bien, que quedes boca abierto, sino no cumple mis expectativas, mejor éste no lo llevo.

-¡Espera! Te ves muy, muy bien Meiling, llévalo. Por favor llévalo –le dijo mientras la paraba camino al probador.

-¿Pero en serio te gusta? Míralo bien –y dio una vuelta para que lo viera por todos los ángulos.

-Gum… -pasó saliva- si, si se te ve muy bien, llévalo tranquila.

-Ok- y se acercó y lo besó.

Así siguieron un poco más de la tarde, probándose vestidos de baño, pues Meiling probándoselos y Sasuke sólo mirando, y agradeciendo la genial cita que estaba teniendo con esa chica tan fascinante y atractiva. Después de la tienda de baño, fueron a comer unos helados y después decidieron regresar a la casa Daidoji.

----

-¿En serio crees que está bien que valla? ¿Pero si voy a terminar con Eriol? No me parece correcto ir a su casa de playa de vacaciones.

-Sakura, lo más importante es que seas honesta con Eriol, no importa en dónde se lo digas. Y pues como no has podido hablar con él en estos dos días, pues se lo tendrás que decir en la playa, recuerda que no puedes serle desleal a él, eso no está bien, ni con él ni con nadie –eso último lo dijo más para sí misma.

-¿Por qué lo dices?

-¿Ehh?

-¿Qué por qué lo dices? Es que me lo dijiste en una manera… no se rara –sentándose al lado de Tomoyo.

-Pues… no tal vez no es nada –aunque tal vez si –pensó, y luego continuo- Sakura ¿te puedo decir algo?

-Claro.

-Pero tienes que prometerme que no vas a decirle nada a nadie, especialmente a Touya.

-No tienes porque advertírmelo Tomoyo, sabes que puedes confiar en mí.

-Bueno es que… Touya ha estado muy raro últimamente –le confesó bajando la mirada.

-¿A qué te refieres?

-Bueno es que actúa extraño… últimamente recibe llamadas raras, que no quiere que yo oiga.

-¿Y cómo sabes que no quiere que las oigas? –Le preguntó Sakura en tono comprensivo y tomando sus manos entre las suyas.

-Pues porque… se va, siempre que recibe esas llamadas se va de mi lado Sakura, simplemente me hace un gesto y luego se va. Y cuando le pregunto quién era me dice del hospital, pero eso es mentira porque a él del hospital nunca lo llaman, siempre le mandan un mensaje a su localizador personal, y si acaso es él quien llama a confirmar.

-Yo creo que ye equivocas Tomoyo –le dijo consolándola- mi hermano nunca te traicionaría, el te ama mucho.

-¿Pero entonces qué es lo que me esconde…? –le contestó la chica de cabello negro llorando.

-mmm ¿y qué tal si es una sorpresa? –dijo Sakura tratando de animarla.

-La verdad… lo dudo… -contestó Tomoyo hipando- imagínate que… el día de la fiesta nos fuimos… a su departamento, y al otro día estábamos dormidos y a las 7 de la mañana sonó su celular, y él se bajó de la cama súper cuidadoso, y creo que se aseguró de que yo no los escuchara, después se fue al estudio y hablo con la otra persona y… y después se bañó, se vistió y se fue… Sin siquiera decirme adiós, o despertarme o algo, sólo dejó una nota en el espejo del baño de: te llamo, y nada más ¡nada más! Y no me llamo en todo el día, hasta hoy, y me dijo que fue por el trabajo… ¡pero el siempre encuentra o saca tiempo para llamarme!

-…-

-Si hasta el día que llegaron Mei y Li, se escapó del hospital para visitarme. Y esa actitud es precisamente la que me confunde, porque si quiere terminar conmigo que lo haga de una vez, pero para que me ilusiona y me besa y todo –volviendo a llorar- ¿por qué?, ¿por qué? ¿No entiendo por qué juega conmigo? –y comenzó a sollozar en los brazos de Sakura.

-Tomoyo, no te preocupes, yo no creo que él te esté engañando –le decía mientras le acariciaba la espalda; dándole consuelo- es más hoy mismo le pregunto qué es lo que está haciendo ¿sí?, no te preocupes todo va a estar bien.

-¡NO! ¡No Sakura no le vayas a decir nada, no puedes! Promételo –ante la indecisión de Sakura insistió- ¡Promételo Sakura, promete que no le dirás nada a Touya, ni tampoco le reclamarás nada! –y la miró esperando la respuesta de la oji verde.

-Lo prometo… Pero deberías dejarme –al ver que Tomoyo se oponía fervientemente- está bien, está bien no le diré nada al tonto de mi hermano.

---

-¿En serio crees que debería ir Mei? –le preguntó Shaoran a su prima.

-Claro que sí, Dios sabe cuando volverás a ver a Sakura en bikini Jajajajaja –al ver que su primo no le veía la gracia, se puso seria- Mira Shaoran, no es tu culpa que Sakura no ame a Eriol, sino a ti. Ni tampoco es tu culpa seguir sintiendo lo que sientes por ella. Si ambos se quieren, lo mejor es ser honestos con Eriol, para que salga lo menor herido posible. Pues yo a él no lo vi muy prendado de Sakura, así que tampoco va a ser muy difícil, ustedes están haciéndoselo más fácil una cortada limpia como dicen por ahí.

-Creo que tienes razón, no tengo porque culparme por lo que Sakura y yo sentimos por el otro.

-Claro que no.

----

-Claro que me voy a divertir, Sakura y Shaoran, si todavía son tan tímidos como en la primaria este será un excelente viaje –se decía Eriol mientras alistaba su maleta para el viaje a la playa.

---Continuará:


Notas de la autora:Bueno aquí está el capítulo 6 de mi fic, espero les guste.
Volver arriba Ir abajo
daracanela
En busca de una Pluma
En busca de una Pluma
avatar

Femenino

Cantidad de envíos : 16

Edad : 30

Localización : Bogota



Puntos31449


MensajeTema: Re: Inesperado para Mí   07.02.10 0:18

Capítulo 7: El viaje a la playa I

-Pero ¿cuándo será el momento adecuado para decírselo a Eriol? –preguntaba Sakura jugando con el cable del teléfono.

-Pues debes pedirle hablar con él a solas y… terminar –contestó Tomoyo al otro lado de la línea.

Bip, bip… bip, bip


-Te dejo porque me entro otra llamada, nos vemos mañana para el viaje cuídate.

-Ok, bye y no te preocupes que todo saldrá bien Sakura, tú siempre lo estás diciendo –y sonrío- nos vemos.

Sakura hizo el cambio de llamada y contestó – ¿Hola?

-Hola amor ¿cómo estás?

-¿Amor? ¿Desde cuándo Eriol me dice amor? –Pensó- Hola Eriol, bien terminado de alistar las cosas para el viaje.

-¿Emocionada?

-Si claro –más bien asustada –pensó.

-La verdad es que estoy muy emocionado por ir de viaje contigo, en todo el tiempo que llevo conociéndote no te he visto en traje de baño, ni en el año que llevamos de novios, ya era hora de cambiar eso ¿no crees?

-Eriol no llevamos juntos ni 9 meses.

-Pero eso cambia en 2 semanas, además que igual crecimos juntos entonces creo que te conozco muy bien amor –Eriol se río ante el último adjetivo, la verdad él nunca llama así a Sakura.

-Sí, si tienes razón –le dijo algo nerviosa- Eriol ¡por qué me estás llamando amor?

-¿Te molesta?

-No, no es eso, es sólo que… -no soy tu amor, ni tú el mío- nunca me llamas así, es todo.

-Ah pero no te molesta, que bueno, la verdad es que a veces creo que soy muy frío contigo y quiero cambiar eso, y por algo se comienza ¿no?

-Sí, claro, por algo se comienza… Eriol te dejo porque me está entrando otra llamada debe ser Tomoyo.

Pero no escuche ninguna llamada en espera- Claro amor nos vemos mañana, salúdame a Tomoyo.

-Sí, no te preocupes, bueno adiós.

-Adiós, Sakura.

Ambos colgaron el teléfono y Sakura se recostó en su cama, miró el cabecero y tomo el oso de peluche que siempre estaba ahí. Su cuarto había cambiado algo con los años, ahora tenía un computador, y ya no había peluches en la habitación, sólo ese oso permanecía como rasgo infantil.

Sakura miro el oso, prácticamente analizando cada detalle, grabándoselo, luego lo acerco a su pecho y lo abrazó mientras sonreía y cerraba los ojos.

-----------

Eriol estaba en el despacho de su casa sentado junto a la chimenea en su sillón rojo favorito, miraba el fuego bailar, se veía ausente pero en realidad estaba analizando todos los eventos ocurridos últimamente.

¡No puedo creer que Sasuke se haya prendado de Meiling! Ella es tan… extrovertida, no creí que él quisiera alguien así, más bien pensaba que la evitaría pero que se le hace, nadie manda en el corazón… nadie manda en el corazón. ¿Me pregunto si alguien estará alguna vez en mi corazón? ¿O si ocuparé un lugar en el corazón de alguien? ¿Qué es lo que está mal conmigo? He salido con muchas chicas en la vida, salido, estado, conocido… tantas y tantas pero ninguna ha llenado mi corazón ¿por qué? Nunca me lo había planteado, la verdad antes no tenía interés alguno en estar enamorado y en una relación seria, pero luego de ver a Tomoyo tan feliz, ella tiene mi misma edad y parece haber encontrado la felicidad completa con el hermano de Sakura… por eso pensé que Sakura podría hacer algo por mí, pero nada, nunca sentí nada más allá del cariño que siempre le he tenido… y parece que yo tampoco pude permanecer ¿permanecer? Más bien llegar a su corazón. Tal vez me preocupo mucho, si, me preocupo demasiado y eso no va conmigo… pero hasta Nakuru ha conseguido la felicidad con Itachi, al principio pensé que los de ellos eran puro deseo y pasión, pero ahora me doy cuenta que es verdadero, y ellos que son tan disparejos –sonrío- ella tan gritona y melosa y él tan serio, igual que Kinomoto y Tomoyo, nunca pensé que él se fijara en ella, porque era más que claro que ella se moría por él, pero ahora ya llevan tres años juntos felices comiendo perdices.-cerró los ojos- ¡¿Dios dónde está mi cuento de hadas?! Y no estoy jugando. Por primera vez me gustaría encontrar alguien a quien querer y que me quiera por igual, alguien que me haga sentir bien, me haga feliz…Creo que sólo me queda esperar, esperar a que esa persona aparezca… solo espero que no se demore una eternidad.

------

Al fin llegaron a la casa de playa de Eriol, era muy grande con ventanales como paredes de los cuartos, pues apenas se entraba a la casa se bajaba para encontrar un gran salón y más allá una cocina muy bien equipada, en el lado opuesto de la entrada principal un pequeño camino que subía y llevaba a una piscina descubierta pero rodeada por palmeras y que tenía al lado un jacuzzi y luego de pasarlo se veían unas escaleritas que bajaban y se encontraban con un caminillo empedrado que llevaba a la playa.

Todos llegaron y luego de admirar la casa se comenzaron a instalar en los cuartos, a los primeros que les asignaron cuarto fueron Touya y Tomoyo.

-¿No te vas a quedar conmigo?

-Mmm bueno, no, lo siento Sakura, pero creo que esta vez me quedaré con Touya –al ver la cara de desconcierto de Sakura siguió- ¡Ay por favor no me mires así Sakura! –Le habló bajito- Él nunca tiene tiempo libre por el hospital y nunca podemos salir o viajar –bajó aún más el tono de voz- déjame aprovechar por favor ¿sí?

-Bueno si me lo pides con esa cara creo que no me puedo negar.

-Este es para Meiling y Sasuke –dijo Eriol ajeno a la conversación de las chicas- Aunque no sé si quieran dormir juntos así que menos mal hay camas separadas, bueno tal vez a Sasuke no le guste mucho la idea–pensó- ¿Dónde están?

-No han subido –le contestó Shaoran.

-Bueno no importa –y siguió caminando por el corredor- éste es el tuyo Shaoran.

-Gracias –y camino un poco para entrar. En ese momento los alcanzaron Meiling y Sasuke

-Y éste es el nuestro Sakura.

-¿QUÉ? –dijeron Sakura, Meiling y Shaoran (saliendo del cuarto que le asignaron)

-Que éste es nuestro cuarto amor –repitió Eriol como si nada y le tomo la mano a Sakura.

-¡Pero sólo hay una cama Eriol! –dijo Sakura alarmadísima.

-¿Y? –contestó Eriol como si nada.

-¡Pues que no se va a quedar a dormir en la misma cama contigo! –le dijo Meiling.

-¿Por qué? –Preguntó extrañado y levantó la mano de Sakura y la besó y le dijo más bajito pero seguro que los Li escucharían- llevamos 9 meses juntos Sakura, creo que no hay problema que durmamos juntos ¿no crees?

Sakura estaba rojísima, no sabía que decir o más bien cómo explicarle que NO quería dormir con él.

-Sakura esto es tuyo –se les acercó Touya con un par de sandalias en las manos- eso dijo Tomoyo ¿cuál es tu cuarto?

-Ese y Eriol dice que él dormirá con ella –contestó Meiling sabiendo el carácter de Touya y la manera como celaba a su hermana.

-¿QUÉ DIJÍSTE? ¿CÓMO QUE DORMIRÁ CON ERIOL? –gritó Touya alarmado.

-Eso dijo Eriol Touya pero obviamente es un error –le dijo Sakura al mismo tiempo que se soltaba del agarre de Eriol.

-El cuarto de Shaoran tiene camas separadas, ¿por qué no te quedas con él? Ya que no tiene compañero de cuarto.

-¿QUÉ? –esta vez fueron Sakura y Touya los que gritaron.

-No creo que pueda dormir con Shaoran tampoco.-Pensó Sakura.

-¡Por supuesto que Sakura no va a dormir con ese mocoso! –gruño Touya y miró a Shaoran con agresividad.

-Por supuesto que no, Sakura es mi novia, ¿por qué dormiría con Shaoran? –contestó Eriol.

-Pues ni creas que dormirá contigo tampoco, al menos con el mocoso hay camas separadas –regaño Touya.

-En el cuarto de Meiling también –dijo Shaoran que no había dicho nada, pues estaba encontrando una salida al problema- que duerma con ella.

-Pero ella va a dormir con Sasuke –le contradijo Eriol.

-Por mí no hay problema, pueden dormir Sasuke y Shaoran en una habitación y Sakura y yo en la otra ¿verdad que no hay problema Sasuke? –dijo Meiling y se volteó a para mirar a Sasuke.

-Claro que hay problema, yo quería dormir contigo, ¡¿Eriol por qué pusiste camas separadas en ese cuarto?! Me las pagarás- No claro que no hay problema, yo puedo dormir en la habitación de Shaoran, para que no haya problemas.

-¡Qué bien! –dijo Meiling alzando los brazos.

-Gracias –le dijo Sakura a Sasuke con una expresión de alivio.

-Sasuke ¿qué hiciste? Me dañaste mi diversión del día. Grrr –pensó Eriol luego sonrío disimulando su enfado- bueno entonces está arreglado ustedes allá y las chicas allá.

-Sí –dijeron los demás al unísono.

----------

Los dos hombres de cabello azulado y ojos oscuros estaban sentados en una mesa en la playa, cubierta por una sombrilla, para que el sol no molestara, ambos callados con un trago en la mano y mirando hacía la playa, a las chicas, Tomoyo y Sakura, que jugaban entre el agua.

-¿Por qué dijiste que no había problema con que te quedaras con Shaoran? –Preguntó Eriol.

-Pues porque no quería contrariar a mi chica. –Le contestó Sasuke sin mirarlo y luego tomó un sorbo de su bebida.

-¿Tu chica?

-Pues sí, o al menos eso trato. Y ¿por qué tuviste que colocar camas separadas en ese cuarto?

-Pues porque no sabía si ya era tu chica –le dijo Eriol.

-¡Ya qué más da! Ambos quedamos mal, tú durmiendo solo y yo con un hombre como compañero de cuarto –decía Sasuke enfadado.

A la mesa llegaron Shaoran y Touya, quienes traían dos bandejas de bocadillos, uno, y el otro una hielera con cervezas y gaseosas, por si de pronto eso era lo que las chicas querían.

-¡Que buena coordinación tienen! –dijo Eriol para molestarlos.

-¡Qué te pasa! Si me toco hacer prácticamente todo a mí, sólo dejé que el cargara esas bandejas.

-No fue así, yo preparé esto. –se defendió Shaoran.

-Me importa un comino, me voy de aquí –dijo Touya, tomó una cerveza de la hielera que había puesto en la arena y se dirigió a donde estaban las chicas jugando y nadando, pero no entró al mar solo las veía.

-¿Y Meiling? –preguntó Shaoran tratando de olvidar a Kinomoto.

-Se está cambiando –contestó Sasuke.

-Bien, creo que iré a caminar por ahí.

-¿Solo? –preguntó Eriol.

-Claro, con quien iría –le dijo Shaoran, sin entender muy bien.

-Sí, claro si estás solo, que tonto. –le dijo el inglés y el chino también tomó una bebida y se alejo caminando.

Escucharon que alguien se acercaba y ambos voltearon la cara para ver a quien se acercaba.

Meiling tenía puesto un bikini de 2 piezas blanco, se amarraba, en ambos lados de la cadera y en el cuello, era sencillo, los bordes tenían un hilo negro que acentuaba el borde de las piezas y en el busto en uno de los cortes tenía plasmada una flor naranja.

Meiling se veía diferente a cómo la vio en la tienda, además que no recordaba ese modelo, pensó Sasuke con la mirada fija en la chica de cabello negro, recogido en una coleta.

Y era cierto Meiling eligió usar un modelo que él no hubiera visto, además que antes del viaje fue a un sitio de bronceado instantáneo, pues quería dejar a Sasuke impresionado. Pero se dio cuenta que no fue el único, pues Eriol también tenía su mirada puesta en ella y la verdad se sintió muy bien, le pareció como si fuera alguna modelo despampanante que deja a los hombres boquiabiertos apenas aparece, así que solo por provocarlos un poco más soltó las gafas que traía en las manos, por si hacía sol pero siendo atardecer no eran necesarios, y se puso de medio lado y se agacho para recuperar sus lentes. Con el gesto los dos de pelo azul pudieron apreciar su figura y más aún la perfecta curvatura de sus… mm… nalgas. La chica al ver su reacción, de estupefacción por parte de Sasuke y Eriol abrió un poco la boca, sonrió y se sentó en la mesa.

-Hola –dijo la recién llegada.

-Hola –dijeron al tiempo.

-Te ves hermosa –dijo Sasuke.

-Si muy bien –apoyo Eriol, aunque recordando que era la chica para su amigo/primo, dejó de prestarle atención.

-No recuerdo ese vestido –continuó hablando Sasuke.

-Si este lo compre en China, ¿lindo no?

-Sí, sí muy lindo –todavía mirándola y detallándola completamente, ahora parando un poco en su parte delantera.

-100% enganchado- sonrío- que fáciles de impresionar son los hombres –pensó Meiling- ¿No se van a meter al mar? –les preguntó.

-No –dijo Eriol.

-La verdad no tengo ganas ahora –argumentó Sasuke.

-Pues que mal, yo si voy –dijo la chica y se paró de la mesa y caminó frente a ellos, de nuevo dejándolos embobados.

-Creo que mejor si voy –dijo Sasuke sonriendo y algo fuerte para que la chica escuchara y lo esperara.

Cuando llegó a su lado la tomó de la mano y se dirigieron al mar, donde Sakura y Tomoyo nadaban y se unieron a su juego acuático.

---Continuará:

Notas de la autora: ¡Hola! ¿qué les pareció? Ya empieza a hizo una aparición más grande Eriol. Y creo que los pensamientos de Eriol son muy claros no?, porque así él sea como misterioso y astuto se siente algo solo y hasta él mismo se da cuenta que mucha compañía a veces no es nada, que bien que lo sabe y no se engaña. Y vieron que Meiling lo dejó boquiabierto???? Es que la chica es linda y sabe que para conquistar tiene que estar lucir hermosa –más- bueno y obvio Sasuke también quedó encantado con la chica, tal vez no esperaba quedar tan fascinado después de acompañarla de compras pero ya ven que siempre se puede sorprender jajaja. Y qué tal el truquito de las gafas de Meiling??? Sólo para engancharlos más jajaja, se que se vio un poquito lanzada o algo así pero no es la idea, es que como ella es tan extrovertida y nada tímida creo que si tiene trucos para gustarle a un chico.
Volver arriba Ir abajo
daracanela
En busca de una Pluma
En busca de una Pluma
avatar

Femenino

Cantidad de envíos : 16

Edad : 30

Localización : Bogota



Puntos31449


MensajeTema: Re: Inesperado para Mí   07.02.10 22:30

Capítulo 8: El viaje a la playa II

La pareja caminaba tomada de la mano por la playa, de repente el chico se detuvo a mirar a su acompañante. Habían pasado el fin de semana con sus amigos y habían llegado a conocerse un poco mejor, tanto para saber que un sentimiento importante estaba creciendo entre ellos.

-¡Wow Meiling! En realidad que eres muy linda, nada se te ve mal –la halagaba Sasuke- además es muy fácil y entretenido hablar contigo, eres tan divertida –se quedó mirándola y la chica se sonrojo a lo que él sonrió y se inclinó a besarla- Me encantas.

Meiling casi cae a la arena, a ella también le encantaba Sasuke, pero no se lo había dicho por su orgullo,- primero se tiene que declarar él –pensaba- ¡Dios como besa de bien éste chico!

Cuando se separaron ella seguía un poco en las nubes, con los ojos cerrados y él volvió a tomar su mano y le dio un tierno beso en el lomo. Meiling al ver el gesto se soltó de su agarre y lo abrazo por su cuello y a unos centímetros de sus labios le dijo- Tu también me encantas Sasuke Uchiha- Y lo beso.

Estuvieron besándose por algún tiempo hasta de una ola les toco los pies y los hizo regresar a la realidad, se tomaron de las manos y tomaron rumbo a la casa de Eriol.
-----
-¿Eriol qué te pasa? –preguntó Sakura tratando de salir de su abrazo.

-Ya te lo había dicho, quiero ser más cariñoso contigo.

-¡Pero es muy raro!

-¿No te gusta que te abrace? –haciendo cara de dolido.

-¡No! –Pensó- No es eso Eriol –de nuevo huyéndole al inglés- es que no es normal que te comportes así… y pues no estoy acostumbrada.

Shaoran estaba viendo la escena desde la cocina y estaba que estallaba de la ira. ¡¿Qué es lo que le pasa, por qué la está abrazando tanto?! –pensaba mientras servía algunas bebidas para todos.

-Es que siento que estamos muy alejados y cuando nos hicimos novios te prometí hacerte feliz, y creo que no he cumplido mi promesa últimamente. Tengo que arreglar ese error, sino ¿qué clase de novio sería? –Decía Eriol de nuevo abrazando a Sakura.

-Aquí están la bebidas –anunció Shaoran, y cuando Sakura lo vio se apartó inmediatamente de Eriol.

-Shaoran parece que asustas a Sakura –comentó el inglés- hasta nerviosa la pusiste. No te preocupes amor; él tenía novia y sabe que es normal que los novios se abracen –la acercó de nuevo- o se besen.

-¿Hoe?

Y sin dejar reaccionar mucho a Sakura la besó justo enfrente de Shaoran, la chica se puso roja como un tomate y aunque Eriol la tomó de la cintura ella no hizo más que intentar soltarse, pero no fue sino hasta que Eriol decidió apartarse que el beso termino.

-¡Eriol qué te pasa! ¡¿Cómo haces eso enfrente de Shaoran?! –Le dijo Sakura roja y molesta y miró al chino quien estaba serio y con las manos empuñadas- se va a enojar, ¿es qué no te importa o qué?

-Porque se abría de enojar, estaba besando a novia, la verdad no veo el problema –le contestó Eriol cerrando los ojos y volteando la cara.

-¿Qué pasa? ¿Qué son esos gritos? –Preguntó Meiling quien acababa de entrar a la sala junto a Sasuke.

-Nada, solo estaba besando a Sakura, mi novia, y ella comenzó a decir que Shaoran se podría molestar.

-¿La estabas besando? –se sorprendió Mei- ¿por qué? –en ese momento llegaron Touya y Tomoyo con unas bolsas con comestibles.

-¿Cómo que por qué? No entiendo cual es el problema ¡SAKURA ES MI NOVIA Y SI LA QUIERO BESAR PUES LA BESO Y YA! –dijo Eriol molesto y alzando un poquito su tono de voz, pero manteniendo el control.

-Por supuesto que es un problema no ves que Shaoran está –ahí cayó en cuenta que Sakura no había podido terminarle a Eriol- ...está… está en la sala y sabes que él es muy tímido y si a eso le agregas la pena de Sakura ¡pues ya los espantas a todos!

Todos se quedaron callados por algunos segundos, Tomoyo creía que Eriol se pondría realmente molesto pues no creía que él se creyera el cuento de la timidez y cuando iba a decir algo para reforzar la teoría de Meiling, Shaoran se le adelantó.

-Lo siento Eriol, sé que es normal el afecto pero como dice Mei no me acostumbro a demostraciones públicas, más cuando acabo de salir de una relación, aunque sé que nada es tu culpa. La verdad no tengo por qué molestarme, como dices Sakura es tu novia –ahí miro a la chica con algo raro en sus ojos, tal vez dolor o… ¿rabia?- creo que voy a caminar por la playa un rato, en realidad lo siento. No volverá a pasar.

-Ok te entiendo, y confío en tu palabra –contesto Eriol.

Shaoran salió del lugar y fue seguido por Mei.

-Shaoran espera ¿No vas a comer?

-¿Para qué?

-¿Cómo que para qué? Pues porque…

-Para verlos juntos –la interrumpió- no gracias Mei, prefiero caminar un rato por la playa. Ve tu y disfruta de tu cita, ese chico Uchiha se ve buena gente.

-Lo es… ¿estás seguro que no quieres entrar Shaoran?

-Más que seguro, tranquila ve, disfruta de la playa.

-Bueno –y regresó a la casa no muy convencida.
----
-Eriol en serio que necesito hablar contigo.

-Tranquila di lo que quieras aquí, estamos entre amigos –le contestó Eriol y con la mano le mostró a los demás.

En la sala estaban Tomoyo y Touya en un sillón y Sasuke en el otro cambiando de canales en el TV sin ver realmente nada, luego regresó Meiling.

-Genial tengo público y todo –pensó- No Eriol es que quiero hablar a solas contigo –le aclaró.

-¿Sakura por qué me lo haces tan fácil? Es imposible no divertirse con la situación –pensó Eriol mientras sonreía- Pero si no quisiste que compartiéramos cuarto, pero si quieres eso siempre puede cambiar, ahora mismo te ayudo a cambiarte de cuarto.

-¿Cambiarme de cuarto? –meditó Sakura, cuando entendió a lo que se refería Eriol se sonrojo- ¡Eriol no me refiero a eso! –Dijo un tanto duro pero sólo la escucharon Eriol y Meiling- me refiero a que hay un tema muy importante que quiero hablar contigo. Y no puede esperar más.

-Pero no entiendo que es lo que quieres, si nos estamos divirtiendo en la playa Sakura.

-¡No Eriol! Tenemos que hablar y lo digo en serio, y lo vamos a hacer te guste o no –le sentenció la castaña.

Meiling al escuchar la determinación de Sakura se alegró por su primo, pues supo que Sakura si tenía todas las intenciones de acabar su relación con Eriol. Al chico de pelo azul no le quedó más remedio que seguir a Sakura para hablar. En ese momento Meiling se sintió mal por él; es decir él planeó el viaje a la playa, estaban en su casa de playa y ahí mismo lo iban a dejar, algo triste la verdad, pero sería peor si siguieran con esa farsa de relación que llevaban.
---
Sakura y Eriol salieron al porchecito trasero de la casa, allí había una silla blanca larga de madera y la chica se sentó en un extremo y miro a Eriol para que hiciera lo mismo. Eriol sonreía, aunque en su interior sabía lo que iba a pasar y eso no lo ponía nada feliz, antes le dolía un poco.

-Eriol tengo algo muy importante que decirte –comenzó la chica.

-Tranquila sabes que puedes decirme lo que quieras –le dijo mirándola fijamente, tenía planeado seguir juagando con ella. Aunque la verdad es que quería retardar el momento de su soledad lo más que pudiera.
----
Meiling se dio cuenta que Sasuke después de rotar y rotar por los canales del cable se decidió por algún programa de arreglo o diseño de motos que no le interesaba para nada, miro a la pareja perfecta; Tomoyo y Touya y como siempre estaban hablando muy cariñosamente y Meiling no dudó que el doctor le propuso algún “plan entretenido” a la chica, pues ella se sonrojó y asintió muy suavemente casi únicamente para él. Se pararon y salieron a la puerta que daba a la piscina y al jacuzzi de la casa. Muy bien ya sabía cuál era su plan. Bien por ellos que estaban felices. De nuevo miró a Sasuke y seguía en su programa para nada interesante así que siguiendo su naturaleza curiosa decidió ir a echar un vistazo a Sakura, quería ver cómo iba en su labor de dejar al inglés.

Pero le sorprendió lo que vio, pues encontró a la pareja besándose y parecía que estaban muy a gusto, hasta que escuchó la protesta de Sakura y entendió que fue él quien comenzó con eso.
----
-¡Eriol te digo que pares! –Le dijo Sakura parándose de su puesto- No es eso lo que quiero, no entiendes que quiero hablar contigo. Hablar, HABLAR –gesticulando la última palabra, como si el chico tuviera algún tipo de problema mental.

-Pero es que no te entiendo, te digo que puedes hablar y sólo te sonrojas, y pues eso sólo pasa cuando me besas… entonces asumí que era eso lo que querías.

-¡Pues no! Eso no es lo que quiero Eriol, quiero que hablemos. Que hablemos de los dos, ¡eso es lo que quiero! –cada vez más roja.

-Te escucho entonces –le respondió tranquilo.

Sakura se calmó y volvió a sentarse junto a él, pero no tan cerca como antes -¿Eriol tu eres feliz conmigo?

-Sakura dilo, sólo dilo SE ACABO, no necesitas dar tanto rodeo –pensó, y le contestó- ¿A qué te refieres?

-Pues sí, quiero saber si eres feliz conmigo, es todo.

-Pues sí.

-“Pues” eso no sonó a muy feliz.

-Creo que estoy conforme contigo más que feliz Sakura.

-Entonces no eres feliz –concluyó la chica.

-Pues no creo que lo puedas concluir así, a mi me gusta pasar el tiempo contigo, chalar, salir, me gustas mucho Sakura.

-Pero en realidad creo que no eres feliz Eriol, no somos felices.

-¿Tú no eres feliz?

-Pues como dices a mí me gusta estar a tu lado pero es como más conformidad que felicidad. Y la verdad no creo que eso vaya a cambiar mucho que digamos.

-Eso no es cierto Sakura, si queremos podemos hacer que esto funcione y podemos llegar a ser felices –le dijo en un tono que no supo reconocer como propio, estaba ¿desesperado?, tal vez si pero es que no quería seguir sintiendo la soledad a su lado a cada instante.

-Eriol pero es que… –se interrumpió ¿cómo le decía que ella no quería intentarlo?

-Es que ¿qué? –No ya no lo digas por favor, ya no quiero que lo digas –pensó lo último.

-Es que yo n…

-Si sientes que estamos errando en algo siempre lo podemos arreglar Sakura, no nos dejes morir, por favor, tú sabes cuánto me costó que me aceptaras, no me hagas pensar que perdí el tiempo y el esfuerzo en esta relación. Tú dijiste que querías intentar ser feliz conmigo.

-Pero…

-Y no te veo como una persona que incumple a su palabra –no la dejó hablar. Resultaste cobarde ¿no? Creí que querías divertirte un rato, pero no pensé que en serio no quisieras dejarla ir. Tú no la amas y sabes que ella a ti tampoco –se decía a sí mismo en su mente.

-Eriol…

-Tú sabes que he aguantado mucho por nosotros, tu hermano, tu inseguridad a una relación, tus dudas pero eso no importa porque quería ser feliz contigo, quiero que seamos felices juntos –aún sin dejarla hablar.

-Es que…

-No encuentro una razón lógica por lo que me estés diciendo esto Sakura –seguía y seguía, su plan era dejarla sin argumentos para que así la chica desistiera de empeño de terminar con él.

-¡¡¡¡Déjala hablar!!!! –grito una voz de fondo. La pareja se volvió atrás pero no vieron nada en la ventana de la casa, hasta que escucharon frente a ellos- Lo siento Sakura no quería meterme en sus problemas pero es que ¡él es un pesado! No te ha dejado hablar –le dijo Meiling mirando a la chica de ojos verdes.

-¡¿Estabas escuchando?! –le preguntó Eriol parándose de su puesto asombrado.

-Pues sí, y no me importa que pienses que soy una chismosa o una metida –le dijo Meiling haciéndole frente sin miedo- Sakura déjame ayudarte en esto ¿sí? –al ver la duda en los ojos de Sakura Meiling siguió- Yo sé lo que tú quieres hacer, y ya que el señor –señalando a Eriol- no te quiere escuchar a ti pues que me escuche a mi entonces, porque yo no tengo ni tu genio ni tu paciencia.

-No Mei tranquila yo puedo hacerlo –le dijo Sakura.

-Pues no me parece -y se volvió a mirar a Eriol- Ella tiene algo importante que decirte y tú no la dejas, no la escuchas no haces sino acusarla con promesas hechas, es como si la estuvieras juzgando o algo.

-En serio Mei… -decía Sakura.

-No entiendes que ella quiere hablar, ¿por qué la interrumpes?, ¿acaso sabes lo que ella te va a decir y no lo quieres escuchar? –ahí Meiling vio la sorpresa en los ojos de Eriol- Sakura insisto déjame hablar con él, te prometo que no diré o haré nada malo.

Y sin más tomó la mano del inglés y lo halo con ella hacía la playa, sin escuchar respuesta de Sakura o alguna queja de Eriol.
-----
Ya algo alejados de la casa Meiling decidió parar y se dio cuenta que Eriol volvía a tener esa cara sonriente de siempre- tal vez se puso su máscara de nuevo –pensaba. Y comenzó a decirle- Eriol no logro entender por qué le haces las cosas tan difíciles a Sakura, si tú sabes que ella es muy sensible y compasiva, y no le gusta herir a los demás.

-No entiendo de qué estás hablando –decía con su típica sonrisa y cerrando los ojos.

-Corta el teatro conmigo si Eriol, yo no te creo nada de tu inocencia o incredulidad ¿desde cuándo lo sabes? –mirándolo seriamente, lo que hizo que el inglés se inquietara.

-¿Saber qué? –le preguntó tratando se seguir actuando inocente pero se dio cuenta que en realidad ella no le estaba creyendo nada.

-Eriol yo sé que tu sabes las intenciones que tenía Sakura al hablar contigo a solas, y no intentes negarlo –dijo rápido al momento que vio el nacimiento de una mueca del hombre enfrente- Tú sabías que Sakura quería terminar contigo.

-¿Eso quería?

-¡Qué te digo que dejes de actuar conmigo! Yo no soy como Sakura, yo no te creo tus pantallitas. Tú sabías lo que Sakura quería hablar contigo y por eso no dejaste que ella terminara de hablar, y lo peor es que ella sólo estaba intentando que no salieras herido.

-¿Cómo no voy a salir herido si iba a terminar conmigo? –le dijo ya defendiéndose.

-¿Entonces si sabías?

-Claro que sabía, es obvio como esos dos se miran –hizo una sonrisa algo retorcida- y la manera en que Shaoran se pone celoso y Sakura se apena, es muy divertida jajaja –no pudo contener esa carcajada.

-¿Ósea qué lo hiciste todo a propósito? –le dijo Meiling algo desconcertada.

-Pues claro, tenía que sacarle algo de provecho a eso ¿no? Además soy yo quien salgo perjudicado porque me voy a quedar solo.

-No puedo creerlo; ósea que los hiciste sufrir… cuando fácilmente pudiste haberle evitado todo ese dolor, rabia, vergüenza y celos a ellos dos… -hablaba Meiling para sí misma.

-La verdad…

-¡Eres horrible! ¿Sabes cuán preocupada estaba Sakura por tus sentimientos? Ella sabe que ustedes no se aman, sabe que ama en realidad a Shaoran pero no quería hacerte daño porque dice que fuiste muy bueno con ella –le dijo ella como regañándolo.

-¿Eso dijo…?

-Y tú lo que haces es hacerla sufrir en vez de hacerle las cosas más fáciles, a sabiendas de que no vas a terminar lastimado por todo esto –le decía sin dejarlo hablar y moviendo los manos como para enfatizar su punto de vista- ¡No puedo creerlo! En realidad a ti solo te importas a tú mismo, nadie más.

-Como puedes esperar algo diferente si cuando intento cambiar algo como esto pasa, algo que me demuestra que no puedo confiar en la gente, que la gente sólo te hiere y nunca te alegra.

-¡Eres de lo peor Eriol! Yo entiendo que terminar con alguien es duro, ¡pero es que ustedes no se aman! Tan solo se quieren o se aprecian como amigos, AMIGOS.

-No importa pudo haber sido algo más.

-¿En serio lo crees? Llevan 9 meses juntos y no sienten nada más allá que amistad, que puede cambiar en unos cuantos días, más cuando Shaoran, el hombre que ella ama y con el que sólo necesitó 5 minutos para darse cuenta del hecho, ha vuelto a Japón, cómo va a ser eso algo más, si acaso te pone las cosas más difíciles.

-¿Entonces me dices que soy yo quien les tiene que poner las cosas sencillas a ellos? ¿Por qué si aquí la víctima soy yo?

-¿Víctima? ¿Qué victima? Aquí no hay víctimas, sólo victimarios, ella por hacerte sufrir, y eso si puedes, y tú por hacerlos sufrir a ellos, que se aman y el verse separados se les hace difícil.

-Pero… pero yo…

-Tú nada Eriol, tú sólo pensaste en ti, eso quedó muy claro esta noche, pero espero que te quede claro que ella ya no quiere estar contigo, por si te queda alguna duda, y como no dejaste que ella te lo dijera de manera dulce y tierna, como ella quería, pues te lo digo yo, su amiga, yo termino contigo por ella ¿entendido? La relación entre Sakura y tú se acabó, oficialmente están libres y pueden hacer lo que se les dé la gana.

Hubo un silencio por algunos segundos, luego el hombre hablo.

-Yo guardaba un lindo recuerdo tuyo ¿sabes? Pero me doy cuenta que me equivoque no eres más que una chica chismosa y gritona.

-¿Cómo te atreves? –Le dijo Meiling irritada- Pues si yo soy chismosa tú eres un desalmado al que solo le gusta jugar con los demás y no le importan los sentimientos de los que le rodean.

-Pues seré desalmado pero al menos no soy un frígido como tú –le soltó. Meiling quedó atónita ante el insulto y al ver su reacción Eriol siguió- si, ¿crees que no lo sabía?, entre hombres hablamos de eso y mi primo me contó que eres una decepción en ese sentido, bueno aunque parece que tienes potencial para mejorar y bueno ni hablemos de Shaoran que nunca quiso tener nada contigo…

Se escucho el golpe de la mano de Meiling contra la cara de Eriol.

-Pues me importa un cuerno lo que te dijo tu primo, ¡yo no soy ninguna frígida! –le dijo con los ojos cristalinos- Si eso es lo que él cree pues lo siento por él, entonces debe estar acostumbrado a golfas que no se tienen nada de respeto propio.

-¡Dios qué hice! Creo que metí en problemas a Sasuke –pensó cuando se dio cuenta de lo que dijo- No Meiling lo siento no quise decir eso.

-A no entonces que quisiste decir ¿ah? Que para gustarle a tu primo tengo que ser fácil, pues olvídalo y que se olvide él porque si eso es lo que piensa está perdido. Yo no soy así y lamento mucho si eso es lo que espera de una mujer porque nunca obtendrá nada verdadero de ella –se dio la vuelta y comenzó a caminar de regreso a casa.

-¿Qué hago? ¿Qué hago? –intentaba pensar rápido. Y actuó por instinto cuando corrió rápido al lado de Meiling y la halo e hizo que se diera la vuelta la miró con los ojos transparentes aún y la besó –tal vez si le dijo que sentí celos pueda enmendar lo que le dañé a Sasuke- pensó.

Sus labios apenas y se tocaron pues Meiling pudo preveer su movimiento y lo empujo rápidamente. Movió su mano para darle otra cachetada pero él le detuvo el brazo a medio camino y le dijo.

-Lo siento Meiling, la verdad hablaba por la presión del momento yo no quería, además que son ce… -tratando de arreglar las cosas para su primo, pero ella no lo dejó terminar.

-¡No lo digas! –Lo interrumpió ella- no me interesa. ¡Y ni se te ocurra volver a intentar besarme! ¿Oíste Eriol? Porque al contrario de Sakura yo no soy para nada tierna y mucho menos frígida como tú y tu primito piensan, y cuando necesito ser agresiva lo soy sin miedo, yo no temo defenderme me oíste. –Se soltó de su agarre y se dirigió a la casa, a alistar su equipaje pues dentro de algunas horas regresarían a sus casas en la cuidad.
----
-¿Qué paso Mei? –le preguntó Shaoran con Sakura a su lado.

-Pues que como no dejo que Sakura lo hiciera de manera dulce me toco hacerlo a mí de manera definitiva y rápida, así que no se preocupen ya las cosas quedaron claras entre Eriol y tu Sakura, ya le quedó claro que entre ustedes no queda nada de la relación amorosa que tenían, bueno nada más que una amistad –Meiling prefirió no decirles que el inglés se divertía a costa de ellos.

Shaoran y Sakura le sonrieron y agradecieron a Meiling y luego se tomaron de las manos y salieron juntos de la habitación.
----
Al regresar a la casa Daidoji Sasuke se ofreció a llevar a la chica a la mansión, sin hablar antes con Eriol que quería advertirle que la chica estaría enojada y susceptible. Ya en la puerta Sasuke se acerco a ella e intentó besarla además que quería concretar su próxima cita.

-¿Qué haces? –le dijo Meiling al ver que se inclinaba hacía ella.

-Creí que era obvio –le dijo con una sonrisita que a ella se le hizo muy parecida a la de Eriol.

-Pues no entiendo por qué, ¡ni creas que en serio me vas a enseñar algo!, la verdad besas pésimo y lo intentas disimular diciendo eso que comentas de mí, aunque creo que por tu inseguridad lo dirás de todas las chicas con las que sales, bueno con las chicas decentes con las que sales. No te preocupes por nada, al fin y al cabo esto –señalando a ambos- no era nada, una… mmm como llamarlo… distracción, sí una simple distracción. Y espero que esta vez le cuentes la verdad a tu primito y dejes de inventar cualquier estupidez que se te ocurre.

-¿Qué? –le preguntó Sasuke extrañadísimo por su actitud.

-Espero que esto no te halla parecido un corte muy frígido –le hizo una medio sonrisa- imbécil –y camino a la puerta, la abrió y entró dejando a Sasuke desconcertado.

-¿Qué pasó aquí? –Pensó en voz alta- ¿frígida? ¿Mi primito…Eriol? ¡Eriol idiota ¿qué fue lo que hiciste?! –Dijo y se montó en su auto con la intención de ver a su primo y reclamarle por la actitud tan brusca de Meiling, además de que por su culpa, tenía que ser no veía otra explicación, Meiling había terminado con él- ¡Eriol te voy a matar! –decía mientras pisaba el acelerador para encarar a su primo Eriol.

----Continuará:


Notas de la autora: Bueno ¿cómo vieron el capi? Un poco
más largo pero pues tampoco quería sacarle una III parte. Espero les haya gustado, la verdad ya empiezan a haber chispas entre Eriol y Meiling, pero chispas de fastidio jajaja. Es que hay que entender que al inglesito lo van a dejar, por lo menos que se divierta un poquito. Claro que la embarró con Meiling ¿qué tal todo lo que le dijo? Y bueno ya por fin Sakura y Shaoran son libres de hacer y deshacer lo que quieran jajaja.

Espero dejen su review de lo que les pareció el capi.
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Inesperado para Mí   

Volver arriba Ir abajo
 

Inesperado para Mí

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 

 Temas similares

-
» RECOMENDACION CAPSULA FONOCAPTORA PARA ACOUSTIC SOLID + SME + ASR
» ¿SERA ESTE UN AMULETO PARA LA RIQUEZA?
» ayuda para elegir altavoces de otro novato
» AYUDA CON VALVULAS DE PREVIO PARA UN AMPLIFICADOR MUSIC ANGEL (Solucionado)
» ¿QUE UTILIZAIS PARA "LEVANTAR" LOS CABLES DEL SUELO?.
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
AnimexManga Foro Latino :: Fanfics :: Fics de Sango-